Tirarse al agua 66 días después

Hablamos con las internacionales Bea Ortiz y Paula Leitón quien explican en WATERPOLISTA.com cómo ha sido la vuelta a los entrenamientos en el CAR de Sant Cugat

Los internacionales se lanzaron al agua 66 días después de verse obligados a mantenerse confinados en sus casos por la crisis sanitaria derivada por el coronavirus. “La verdad que los he llevado mejor de lo que me esperaba, pero sí que es verdad que han sido duros. Sin poder salir de casa, sin poder ver a amigos y familiares y sobretodo sin poder tirarme a una piscina y tocar un balón de waterpolo. Hay muchas cosas que he echado mucho de menos pero que son las mismas que me han ayudado a mantenerme fuerte en esta cuarentena“, explica a WATERPOLISTA.com Bea Ortiz, jugadora del CN Terrassa, quien reconoce que nunca había pensado que tirarse al agua a nadar le iba a provocar tanta ilusión.

En esa misma línea se pronuncia su compañera de equipo y de selección, Paula Leitón, la cual explica que estos meses han sido duros. Sin embargo, la ilusión ha regresado con la vuelta a los entrenamientos. “Nunca habia estado tanto tiempo sin tirarme a una piscina”, puntualiza la deportista catalana, quien por otro lado desvela que con el club se han mantenido con cierta actividad por medio de entrenamientos a través de videoconferencia. Y es que Bea asegura que “con el equipo hacíamos tres días a la semana entreno en conjunto y los otros dos días nos pasaban los entrenamientos y los hacíamos por nuestra cuenta. Además de que yo por mi cuenta hacía alguna clase de yoga, alguna clase de cardio o de estiramientos”, explica la rubienense, que por otro lado, “es verdad que otra manera para mantenerme activa ha sido no dejar de hacer cosas a parte de entrenar, he aprendido a cocinar y a cogerle un poco más ganas, he leído muchísimo, pintado, he aprovechado para hacer cosas de la universidad con tiempo y de la mejor manera posible y sobre todo he tenido tiempo para ver películas y series y tener un momento para mí“, explica.

En este sentido, más allá d poder volver a tirarse al agua tras unos meses, lo cierto es que el reencuentro con las compañeras fue de lo mejor. “Poder hablar con ellas y tener nuestros momentos de risa ha hecho que volvamos a tener esas ganas e ilusión por nuestro deporte”, explica Ortiz, quien nos explica como son los protocolos para entrenar en las instalaciones del CAR de Sant Cugat: “la verdad que están siendo muy muy cuidadosos y lo están llevando de la mejor manera posible. En el agua nadamos una en cada carril y con un carril entre persona y persona. Y en el gimnasio, entramos con mascarilla y depende del día guantes. Cada una de nosotras tiene que ir a todos lados con un bote desinfectante que tendremos que echar cada vez que usamos una máquina, una esterilla o cualquier cosa que usemos en el gym. Únicamente estamos las ocho que somos en el grupo y no hay nadie más. Y por todo el gimnasio y en la entrada del mismo hay botes de gel desinfectante para las manos, para que nos podemos ir echando varias veces durante el entreno. Todo muy cuidadoso, como tiene que ser”, asegura Bea, mientras Paula considera que los protocolos son los que “la situación requiere”.

twitter-bird@waterpolistacom

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.