UE Horta salió victorioso de un “tiránico” viaje

Los chicos de Javi Ribas se enfrentaron a mil y unas inclemencias el pasado fin de semana que les obligó a dar lo mejor de sí para al final acabar con final feliz: dos victorias (ante CW Málaga y CN Caballa) y afianzarse en la sexta plaza de Liga

El combinado catalán, en el ferry destino de Ceuta / E.T.

Nadie duda que las Ligas de Primera y Segunda División Masculina obligan a los equipos participantes a recorrer media España para cumplir con sus compromisos. En muchas ocasiones con viajes tiránicos que desgastan a las plantillas y les ponne en situaciones límites. El último caso fue el vivido por UE Horta, que salió en Ave a las ocho y media de la mañana del pasado sábado con destino Málaga a donde llegó a las 14.45 horas. Allí tenía fijado el encuentro ante el conjunto andaluz a las 17.00 horas. Tras ganar el partido (7-12) y sin apenas tiempo para coger aire, los chicos de Javo Ribas pusieron rumbo a Algeciras en tres coches. Un trayecto de unos 130 kilómetros que según reconoce el propio entrenador “se les hizo eterno”, puesto que entre otras cosas les cogió por medio una tormenta eléctrica.

Más y más problemas

[bs-quote quote=”Agradecer mucho no sólo el compromiso de mis jugadores, sino del CN Caballa por todas las facilidades” style=”style-11″ align=”left” author_name=”Javi Ribas” author_job=”Entrenador de UE Horta”][/bs-quote]

Al fin llegaron a la ciudad del sur donde hicieron noche, aunque a las seis y media de la mañana los catalanes estaban en pie, puesto que una hora después el ferry pondría rumbo a Ceuta. Tal y como le ocurre en muchas ocasiones al CN Caballa cuando se tiene que desplazar cada quince días para jugar los partidos de Primera División la mar no acompañó “y el barco no paró de moverse“. Una situación que provocó la cancelación del barco a menos de media hora de su salida. Fue entonces cuando este tortuoso trayecto contó con la esperanzadora intervención de Sergio Aguilera (habituado a estas situaciones) que logró canjearle los billetes para poder coger el barco a las 8.30. Un barco de mayores dimensiones que es el que suele salir cuando el mar está malo. Aunque la primera piedra la habían logrado sortear, pronto surgió un nuevo inconveniente: en su regreso deberían coger el mismo barco pero no le darían tiempo de coger posteriormente el vuelo a Barcelona, fijado para las 18.00 horas.

Una vez hecha la gestión de cambio, la única opción era llegar a Ceuta a las 10.00 horas, jugar y volver corriendo para coger el de las 11.30 horas. Y así fue. “Pisamos suelo ceutí a las 9.50 horas y a las 10.05 empezó el partido sin calentar y cuando terminó poco antes de las 11.15 nos subimos a los coches de varias padres del CN Caballa que nos llevaron al Puerto“, comenta Ribas que por suerte para ellos y gracias a la colaboración de todos lograron llegar en hora al aeropuerto y regresar a la ciudad condal con seis puntos en su bolsillo, puesto que en una jornada en la que los aspectos extradeportivos fueron protagonistas, las dos victorias sumadas le sabe a gloria a un combinado catalán que parece afianzarse en la sexta plaza con tres puntos de ventaja frente al CN Sant Feliu.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.