‘Un equipo que nos hace sonreír’

"Siguiendo con el juego más moderno, atractivo y eficaz del waterpolo mundial nos hacéis disfrutar y son el mejor camino para llegar al oro", comenta Gaspar Ventura, en su sección 'Desde la televisión'

En un partido vibrante, de gran categoría, espectacular, los dioses del waterpolo nos han dicho que nuestra selección, la mejor del campeonato sin duda, deberá esperar para completar el gran slam de títulos del waterpolo. No sé trata de un mal partido, ni de mala suerte, simplemente que en el deporte se gana y se pierde y en esta final, una de las mejores de la historia, tenía que haber un ganador y este fue la selección magiar, como podía haber sido la nuestra.

La final respondió a lo esperado, los nuestros salieron a demostrar que eran los campeones, desde el inicio impusieron el ritmo y la ventaja de 3-1 en el marcador hacía presagiar que estábamos en el buen camino. La calidad de los jugadores húngaros y un público enfervorecido, llevaron a que los anfitriones remontaran y se pusieran por delante, ventaja que no dejaron hasta el final, a pesar de nuestra continua porfía, buen juego y empates constantes. Los lanzamientos de unos y otros levantaban a los espectadores, a los seguidores de uno y otro lado, bien por las paradas o por los goles, pero siempre después de comprobar el resultado, puesto que la velocidad de os mismos hacia que el balón prácticamente desapareciera hasta su destino, dentro, palo o brazos de defensa o de los maestros bajo los palos, donde nuestro Dani López Pinedo se ha mostrado como el número 1, no un día, sino constante, cada partido, desde el llorado Jesús Rollán no habíamos vivido un cancerbero que estuviese en la cima de esta posición a nivel mundial.

Pasaban los minutos y crecía el nerviosismo, la última oportunidad fue nuestra, contra ataque que salvo Nagi. Nos íbamos a los penaltis, situación que, tal vez si analizáramos el partido podíamos haber evitado, pues por juego nos hicimos acreedores a la victoria, tiempo habrá para ello, pero, debemos ser justos, por los puntos pero que tampoco se podía negar a la calidad de los húngaros. Y los lanzamientos desde los 5 metros fueron tan espectaculares como el partido, cada lanzamiento era una lección de como lanzar. Como romper la racha de goles, pues los entrenadores apostaron por intentar el cambio de portero, Vogel y Lorrio, asumían el papel de su vida el que les podía llevar a héroes, solo podía ser uno y este fue el 13 de la selección magiar. Tristeza, desolación, por una plata que, a mi entender es más dorada que nunca, estamos en el buen camino.

Tokio espera y el equipo que dirige el catedrático David Martín ha dado un paso firme hacia el pódium en los JJOO, ha ganado el respeto y admiración de todos por juego, carácter y comportamiento y esto te lleva a la condición de favorito y empezar con un gol a favor cada partido. Gracias Dani López Pinedo, Alberto Munarriz, Álvaro Granados, Miguel de Toro, Marc Larumbe, Adriá Delgado, Fran Fernández, Roger Tahull, Felipe Perrone, Blai Mallarach, Alex Bustos, Eduardo Lorrio y al equipo que con sabiduría dirige David Martín, su segundo Svlen Pirlakov, el indispensable Antonio Aparicio, la medicina hecha waterpolo, Albert Estiarte, Marc Estiarte con las manos mágicas y Marcel.li Massafret, el preparador físico avanzado. Gracias, pero no lo dudéis, como vosotros, queremos más. Siguiendo con el juego más moderno, atractivo y eficaz del waterpolo mundial nos hacéis disfrutar y son el mejor camino para llegar a lo más alto del pódium. Podéis. Lo lograreis. Estamos y estaremos con vosotros.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.