Una nueva final

Los Juegos de Londres 2012 fueron no solo el pistoletazo de salida a los éxitos que siguen llegando seis años después en el waterpolo, fueron el evento que catapultó a la deportista española en cuanto a visibilidad y promoción

Una imagen de las chicas celebrando un éxito / A.R.

El 9 de agosto de 2012 un grupo de chicas perdió 8-5 en el Aquatic Center de Stratford una final olímpica. Era la primera y más importante medalla en la historia del waterpolo femenino español. En julio de ese mismo año, ese conjunto era uno más de la delegación española, un equipo que llegaba por primera vez a unos Juegos Olímpicos y que estaba destinado, en condiciones normales, a tener un papel testimonial en la cita. Aquella plata frente a Estados Unidos fue probablemente la medalla más sorprendente, inesperada y valorada de toda nuestra delegación en Londres. Aquellos juegos fueron no solo el pistoletazo de salida a los éxitos que siguen llegando seis años después en el waterpolo, fueron el evento que catapultó a la deportista española a la visibilidad y el reconocimiento nacional tras hacer un mejor papel que ellos. Nacieron estrellas, referentes, pioneras. Por fin España tenía modelos deportivas. Mireia Belmonte es a día de hoy un icono, y Jennifer Pareja, fue la cabeza visible de aquella proeza y la líder de un equipo que aún busca techo ya sin ella.

[bs-quote quote=”Nuestro waterpolo femenino llegó para quedarse. Llegó cuando el nivel y los resultados de los chicos bajaron” style=”style-16″ align=”left”][/bs-quote]

Agosto de 2012 fue el punto de inflexión para ellas. Con menores ayudas, menos presupuesto, menos cobertura mediática, superaron la doble barrera que supone para la mujer triunfar en el deporte. La competitiva y la socialAquella selección despidió a veteranas que disfrutaron del colofón de su carrera de una forma inimaginable, mantuvo una columna vertebral con experiencia y madurez competitiva, e incorporó a una serie de jugadoras que venían de brillar en las categorías inferiores y que parecería en aquel torneo que habían estado en dos o tres citas olímpicas. Con ello se empezó a ganar todo. Un mundial en casa, un Europeo en casa de una bestia como Hungría y todo lo que se ponía por delante. Pero al margen de los resultados, la muestra de que las cosas poco a poco van evolucionando en lo referente a lo social, es que cuando el equipo dejó de ser aplastante en algunos torneos, llegaron las críticas.

De menos a más

Va desapareciendo muy poco a poco eso de tratar a la deportista con esa palabrería maternal, como alguien inferior a la que hay que animar porque no tiene la suficiente entereza y fuerza mental para superar un fracaso, mientras al hombre se le vapulea en la derrota. Pero las victorias pírricas son insignificantes a lo largo de una guerra. Lo importante son las derrotas durísimas que sufren a diario y con las que podríamos extendernos por los siglos de los siglos. No creo que sea casualidad ilustrar una victoria de nuestra selección con una imagen de una jugadora con su mano en el seno de Anna Espar durante una acción del partido.

[bs-quote quote=” Ellas cada día tienen un partido que jugar, al margen del que les corresponda en cualquier torneo” style=”style-16″ align=”right”][/bs-quote]

Ese partido también deben jugarlo ellas, no solo dentro del agua, sino batallar a diario con un tratamiento que denigra la práctica deportiva de la mujer. Hazañas como las de nuestra selección o las del CN Sabadell en Europa ayudan a contar como se ganó por la mínima, a contar récords, goles imposibles o paradas milagro, en lugar de ser un deporte donde las mujeres visten bañador. Nuestro waterpolo femenino llegó para quedarse. Llegó cuando el nivel y los resultados de los chicos bajaron, para que no se perdiese la sensación de que ya no era un deporte donde España era competitiva. Gracias a ellas el waterpolo español sigue en el mapa, de forma muy pobre, pero lo mantienen a flote. Por eso es tan importante el día de hoy, también en nuestro ámbito. Ellas cada día tienen un partido que jugar, al margen del que les corresponda en cualquier torneo, y el de hoy es una auténtica final. Este tipo de encuentros lo juegan a diario y aún están muy lejos de la victoria.

twitter-bird@agustiniglesia

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.