Vanesa Freire: cuando juegas con el corazón

A sus 36 años no sólo es la capitana del primer equipo del Leioa sino una de las jugadoras con más historia del waterpolo vasco y en general toda una seña de identidad de un club con el que ha crecido de le mano

La jugadora posa para WATERPOLISTA.com / J.L.

Veinte años dan para mucho. Y sino que se lo pregunten a Vanesa Freire, actual capitana del primer equipo femenino del Leioa. Con tan sólo 18 años ella junto a otras compañeras nadadoras pusieron la primera piedra del ahora club referente del waterpolo femenino en el País Vasco. “Muchas de nosotras no teníamos ni idea de que era el waterpolo, simplemente que se jugaba en el agua con un balón y que había que meter goles en la portería contraria”, recuerda la deportista vasca quien siempre recibió el apoyo del club con el que fueron cumpliendo objetivos ambiciosos. Todo ello en un camino lleno de dificultades donde siempre juntas fueron capaces de sortear el gran número de inconvenientes. Retos relevantes que marcaron el devenir de su historia: “ganar la liga, ir a una primera fase de ascenso en Canarias, ascender, volver a ascender esta vez en casa con la afición, mantenernos en primera nacional,…”.

[bs-quote quote=”Vane siempre ha sido un ejemplo para mi, por su constancia y esfuerzo” style=”style-11″ align=”left”][/bs-quote]

Y es que la realidad actual es otra bien diferente. Nada tiene que ver los comienzos del equipo con lo que es ahora. “Cuando empezamos nadie podía pensar en lo que a día de hoy es el club, totalmente estructurado y con representación en todas las categorías, y con un equipo femenino en Primera Nacional”, reconoce una deportista que en un comienzo se dejó llevar. Al fin y a cabo, estaba en el momento y lugar adecuado cuando surgió la idea de sacar adelante un equipo de waterpolo en la ciudad. “Nos ilusionamos con la idea y poco a poco nos fuimos enganchando cada vez más. Sí que es verdad que algo que para mí fue muy importante es que fuera un deporte en equipo, eso es lo que creo que ha hecho que después de casi 20 años siga jugando“, explica Freire, la cual ha evolucionado tanto dentro como fuera del agua. “He cambiado, aunque siempre he intentado dar el cien por cien, ya que como decimos nosotras, hay que jugar con el corazón más que con la cabeza“, asegura una boya de pura raza que aunque ahora ha pasado a un segundo plano deportivo dentro del equipo continúa siendo fuente de inspiración de muchas de las jugadoras que dirige Jon López. El propio entrenador sólo tiene palabras de agradecimiento para una jugadora que define como una persona “comprometida y un pilar básico de un proyecto en el que se ha convertido en modelo a seguir“.

Sólo buenas palabras

En esta misma línea se pronuncian muchas de sus compañeras, como es el caso de Virginia Cobos, otra de las veteranas del equipo. Lleva en el mismo desde 2009. “Es uno de los pilares del equipo y del club entero. Se me hace muy complicado resumir en pocas palabras lo que significa para mi y para nuestro grupo“, reconoce una compañera y amiga de Vanesa, la cual vuelve a recibir palabras que le deben de enorgullecer con tan sólo leerlas. Las más jóvenes no miden sus elogios a la hora de hablar de una deportista que “además de ser una gran jugadora en el agua es una gran persona, dentro y fuera“. “Vane siempre ha sido un ejemplo para mi, por su constancia y esfuerzo porque todas mantengamos la ilusión cada día“, argumenta Ane García, una de las jóvenes del equipo.

El que las más pequeñas del Leioa hablen así de ella es normal, puesto que siempre ha sido la encargada de transmitir a sus compañeras aquellos valores que ha ido mamando de este deporte. “Aunque desde fuera pueda parecer que es solo waterpolo para nosotras no es así, es mucho más. Y ahí creo que entran todos los valores que nos aporta: compromiso, actitud, compañerismo, respeto, esfuerzo“, explica Frerie que ahora a sus 36 años intenta trasmitir lo aprendido.

[bs-quote quote=”Compromiso, actitud, compañerismo, respeto y esfuerzo son los principales valores” style=”style-11″ align=”right”][/bs-quote]

Todo ello sin poner fecha de caducidad a su trayectoria, puesto que le encanta ir temporada a temporada con la intención de “disfrutar al máximo cada año” de un club que ella misma define como “comprometido y con mucha garra“. Quizás estas premisas nos ayuden a entender el ADN luchador de un equipo que parece ir a más. “Se está trabajando muy bien, y se está creando una muy buena base de trabajo y una cantera que promete. Hasta ahora creo que no estábamos preparadas para jugar en la máxima categoría pero si seguimos trabajando así pronto lo estaremos. Estoy convencida“, desvela Vanesa la cual a pesar de reconocer “haber cumplido todos los retos a título personal” mantiene vive la ilusión del primer día por ponerse el gorro, lanzarse al agua y tocar un balón amarillo sin importarle el donde y el cuando, pero si el con quien: su amado club que pase lo que pase irá siempre de la mano, puesto que a día de hoy “el compromiso que tenemos es diferente, nos exigimos más, y cuando ves que el esfuerzo tiene su recompensa es muy gratificante“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.