Y de vuelta a la ‘agónica’ realidad

Paralelamente a los resultados de los equipos nacionales en Budapest lanzamos al aire una amplia gama de preguntas que buscan hacernos reflexionar sobre la realidad más allá de los éxitos deportivos internacionales

El Europeo de Budapest puso punto y final tras quince días en los que todo los focos se centraron en la capital magiar, cuna del waterpolo. Un Campeonato que supuso un nuevo espaldarazo a las selecciones españolas tanto en competición masculina como femenina. Algo de lo que nos tenemos que sentir orgullosos por ser actores partícipes del waterpolo en España. Sin embargo, no es menos cierto que estos resultados que denotan un gran éxito a título deportivo, tienden a ocultar otras realidades que azotan con fuerza los pilares de nuestro deporte en nuestro país: principalmente el trabajo diario de los clubes, muchos de ellos sumidos en el profundo olvido. Realidades que no ayudan a la promoción del balón amarillo, sino que viene a poner palos en las ruedas a su progreso a medio – largo plazo, puesto que si algo nos ha enseñado la historia es que los éxitos van y vienen, y los buenos resultados en épocas de vacas flacas son sumidos en lo más hondo del baúl de los recuerdos.  Algo que en el caso de un deporte minoritario como el nuestro es un verdadero jaque mate, puesto que nos damos cuenta que una vez pasan las grandes citas internacionales, el waterpolo tiende a desaparecer del panorama informativo nacional. Volvemos de lleno a la cruda realidad, porque si hay algo que hay que tener claro es que no es oro, todo lo que reluce.

¿Y a qué se debe esto? Dejando a un lado la falta de interés de la mayoría de medios de comunicación nacionales por deportes más allá del fútbol a lo largo de toda la temporada, quitando momentos puntuales como es un Europeo o unos Juegos Olímpicos, el waterpolo, por lo menos en España, no ayuda a que la situación se revierta. Más bien todo lo contrario ¿Cómo podemos pretender que los medios de comunicación hagan un seguimiento a nuestras principales Ligas nacionales, o incluso, a la Copa del Rey cuando todos sabemos el resultado de antemano? La emoción y la incertidumbre en el resultado llena portadas, la hegemonía o tiranía de uno o dos equipos quita todo tipo de interés.

O bien, ¿cómo podemos pretender que los medios de comunicación se interesen por el waterpolo cuando es un deporte que tiene falta de arraigo y cultura deportiva en muchas de las Comunidades Autónomas a pesar de los innumerables esfuerzos de los clubes? ¿Debemos estar satisfechos por la denominada por algunos expansión del waterpolo por el territorio español llevada a cabo los últimos años? ¿Se ayuda a los clubes a comenzar un proyecto relacionado con el waterpolo de cero? ¿Se ha pensado en crear un programa nacional que de sostenibilidad a estos clubes que inician su actividad dándole ayudas que les permita acceder a la compra de porterías, balones y demás materiales esenciales para la práctica del el waterpolo? ¿Existe un verdadero equilibrio entre lo que aportan padres y clubes a título económico y lo que reciben de contraprestación a modo de competiciones como son los Campeonatos de España? ¿De qué forma se podrían mejorar los actuales Campeonatos de España para que no suponga un sucidio económico a los clubes participantes? ¿Que se hace para involucrar a las instituciones en aquellas comunidades de menos arraigo para que los clubes dispongan de facilidad en cuanto a instalaciones donde desarrollar su actividad?

¿El actual sistema de competiciones nacionales permite de verdad que accedan clubes de todas las Comunidades? ¿No sería mejor dar un cambio radical a Ligas como la Segunda Nacional para dar cabida a más clubes y convertirlas en más accesibles a nivel económico? ¿Cómo se puede remediar el excesivo coste que supone jugar a nivel nacional?  

Pero vamos allá, en el caso de las principales Ligas nacionales, ¿se ayuda a que sean atractivas? ¿Es normal que los clubes se vean obligados a renunciar a jugar en División de Honor? ¿Es lógico que la Liga más importante del país tenga tan sólo once clubes en liza? ¿Qué se hace para remediar que exista tanta desigualdad entre los equipos de una misma competición? ¿Hemos pensado a qué se debe que todos los clubes que participarán en la próxima Copa del Rey radiquen en una misma provincia? Es más, ¿es beneficioso que el peso del waterpolo en España resida en 15 clubes de la provincia de Barcelona? ¿O que la Copa de la Reina tenga tan sólo un equipo más allá de la representación de una misma provincia? ¿Es necesario un cambio del sistema de competición de Ligas nacionales para combatir la falta de equidad entre sus participantes? ¿Nos debemos parecer a otras Ligas de nuestro entorno europeo? ¿Hacemos todo lo posible a nivel de comunicación para promocionar nuestras Ligas? ¿Basta con crear MVP semanales como forma de justificar acciones promocionales?

Éstas son algunas preguntas que nos vemos en la obligación de realizar tal día como hoy, ya que es innegable que estos días el waterpolo está en boca de muchos, y es momento de mirar más allá y dar voz a aquellas personalidades (tanto a título particular como colectivo) que nos envían un sinfín de mensajes mostrando su desazón y en algunos casos su frustración por lo que ocurre en éste nuestro deporte. Porque la verdad es que no podemos dejar que los éxitos de los equipos nacionales (todos ellos más que merecidos y trabajados por y para los deportistas y los staff técnicos) tapen una serie de situaciones que nos anclan al presente, sin poder mirar con optimismo al futuro más inmediato. Y es que poniendo el foco en una pregunta lanzada al aire hace un momento, nos preguntamos cómo es posible que regiones de nuestro territorio no hayan sido partícipes de esa expansión del waterpolo ¿La respuesta? Pues que esa llamada expansión del waterpolo no es global, ni real, sino más bien un discurso endogámico con el que justificar años y años de parálisis, sin desmerecer (dios nos perdone) resultados tan positivos y tan labrados por sus artífices como los vividos estos días en el Campeonato de Europa de Budapest del que nos sentimos eternamente orgullosos, puesto que el trabajo cada día del staff técnico y del grupo de jugadores y jugadoras es digno de alabar, dando más de lo que reciben.

Y es que nos gustaría que al igual que se aplauden estos éxitos se aplauden cambios efectivos que permitan que este deporte que tanto amamos tome protagonismo en todas y cada una de las provincias de España. Los clubes, que son los principales pilares de todo deporte, ansían con ganas e ilusión un mayor respaldo de quienes cuentan con los recursos necesarios para facilitarle que la promoción que llevan a cabo cuente con una buena salud a corto, medio y largo plazo.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.
4 Comentarios
  1. Quim dice

    Hola.

    Seria bueno que los clubs no pudieran fichar ( hoy dia a coste 0€ ) de otros clubs, ni en categorias inferiores.
    Los mas poderosos economicamente siempre seran los mejores y estan decapitando la posible progresion de los clubs inferiores.

    Cuantos jugadores y jugadoras tienen de su cantera, estos equipos poderosos ?

    Con que ganas trabajas con la cantera si sabes que en el momento que uno despunta, te dura dos dias.

    Y si quieres tener un equipo absoluto con algo de nivel tienes que ir buscando gente que sobre de otros equipos , que les da lo mismo donde esten jugando.

    Saludos

  2. Mercedes dice

    Maa claro agua, bien escrito!.

  3. Profesora de waterplolo dice

    Hola Quim.
    El problema que planteas parece que pasa precisamente en lugares donde hay varios clubes y donde como dices puedes “buscar” gente en otros equipos. No se si eso es bueno o malo.
    Lo que plantea el artículo es que el waterpolo español está totalmente polarizado y no se hace nada, ni se quiere hacer para que no siga así.
    La visita una vez al año protocolaria de la RFEN a disitintas comunidades autónomas, sólo sirve para lavar la cara a la falta de acciones reales y de paso que permitan una verdadera expansión del waterpolo. Pero insisto, ni se quiere ni interesa. El dinero del CSD asignado a la RFEN y destinado a la formación de jovenes talentos se maneja y distribuye desde una única comunidad autónoma, sin dar voz al resto de federaciones, de como y donde invertir el mismo. Siendo sincerá puedo decir, que no se va a soltar este pellizco. Los clubes de provincias y las distintas federaciones trabajan sin ningún criterio conjunto o común. Entendiendo como anecdotícas las concentraciones de dos o tres días dirigidas y ejecutadas en Barcelona, siguiendo una clara política de cuotas, para que nadíe “proteste” o pida lo que es de todos. Pero este es el panorama y tiene muy difícil solución. Y por supuesto comparto con el articulista, que el mérito de los grandes clubes y el trabajo de los técnicos de la federación española esta siendo excepcional, por que lo cortés no quita lo valiente.

  4. […] Puedes leer el artículo íntegro pinchando AQUÍ. […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.