Yurema impulsa el ‘Scouting’ al otro lado del charco

Con un doctorado a sus espaldas, esta catalana vive su último año en Estados Unidos tras una exitosa etapa en la Universidad de California de Davis, donde ha ejercido de Assistant Coach y colaborado con el departamento de “Neurobiology, Physiology and Behavior”

Yurema Sabio es una de esas personas apasionadas del deporte, que no sólo vive en primera persona el devenir del mismo, sino que además se forma con la intención de llevar a la práctica todos aquellos conocimientos que ha ido adquiriendo a lo largo de su trayectoria profesional. Actualmente se encuentra en Estados Unidos. Allí trabaja en la Universidad de California de Davis como Assistant Coach de los equipos tanto masculino como femenina. Función que se centra, principalmente en la planificación y entrenamiento, así como de análisis de video. No obstante, no ha perdido fuelle en su pasión por la investigación puesto que colabora a su vez activamente en el departamento de “Neurobiology, Physiology and Behavior” de la Universidad, donde intenta diseñar un test para medir el VO2max, de manera que sobretodo los equipos más humildes puedan saber donde esta el lindar anaeróbico sin necesidad de gastarse un dineral en la prueba de ergoespirometria. Aunque no es lo único que hace, ya que también forma parte de un estudio sobre el efecto de la epicatequina para desarrollar la fuerza y prevenir lesiones. Tras un exitoso periplo a nivel personal y profesional en California, Sabio volverá este próximo verano a España donde espera continuar ligada al waterpolo y a la docencia. Sobre su trayectoria, sus inicios y sus diferentes estudios (principalmente el doctorado) habla en WATERPOLISTA.com la jugadora catalana.

– ¿Cómo fueron tus inicios en el waterpolo?
“Empecé a nadar de pequeña, no me acuerdo exactamente a que edad, pero compaginaba la natación con otros deportes, el piano, mil cosas… hasta que la exigencia de la natación era demasiada y me vi obligada a elegir. Así que me dediqué a nadar hasta los 15 o 16. Fueron días muy bonitos, de compartir muchas experiencias, buenos momentos y viajes a los campeonatos de Catalunya y España con mis compañer@s y a la vez muy duro porque desde los 12 añitos nos levantábamos a las 5am para entrenar, luego ir al colegio y por la tarde otra vez a entrenar. La verdad, que ahora miro atrás y no se como lo hacíamos, bueno gracias a mis padres que me llevaban arriba y abajo siempre, ¡eso seguro! Tengo muy buenos recuerdos de aquella época y sé que me ha ayudado a ser, des de bien pequeña, una persona muy disciplinada, y organizada. Creo que al final lo que cuenta es eso, los valores y las habilidades que te aporta el deporte y que te van a acompañar el resto de tu vida. Llegó un punto que ya no disfrutaba nadando y decidí dejarlo. La verdad que mi idea era hacer algo que no tuviera nada que ver con las piscinas, pero en el C.N. Hospitalet, que fue donde básicamente me formé como nadadora, tenían waterpolo y una de mis mejores amigas me dijo que fuéramos, que “solo” era un entreno al día, y digo “solo”, entre comillas, porque a cualquiera que le digas que entrenábamos 2h o 2h30 cada día pensaría que es mucho, pero veníamos de nadar, de hacer incluso 3 sesiones diarias en momentos como Navidades, y nuestra realidad, o lo que para nosotras era “normal”, no tenia nada que ver con la “normalidad”, si puedo utilizar esa palabra… Jugué una temporada a waterpolo con el Hospitalet, o una y media, no recuerdo bien. En aquella época yo era juvenil y el Hospitalet no tenia categorías, sólo absoluto, y por eso decidí ir al C.N. Sant Feliu. Allí pude jugar juvenil, junior y absoluto, fue un salto brutal para mi claro y aprendí muchísimo”.

– ¿Qué te llamo mas la atención de este deporte?
“Pues como antes había hecho natación y es un deporte individual, una de las cosas que más valoraba del waterpolo es precisamente eso, que es un deporte colectivo. El sentirte parte de un equipo, que generalmente más allá de lo que pasa dentro del agua, implica también las cenas de equipo, viajes, risas, decepciones también, etc.”.

– ¿Qué recuerdas de tu etapa en la selección española como jugadora?
“Llegar a jugar en la selección española fue muy bonito. Recuerdo muchas cosas, buenos y malos momentos. Tengo grabados algunos entrenos que fueron bastante duros, especialmente los que eran condicionales como por ej. una de 4000m en la piscina de 50m del CAR o unas Navidades que preparábamos el Mundial de Perth e hicimos un día 1hora series al máximo que podíamos de 200m, al día siguiente lo mismo, pero de 100m y al otro de 50m, o algo así… pero la verdad que casi todo lo recuerdo de manera positiva, los viajes, la gente, el CAR, la preparación para las diferentes competiciones, el staff y la seleccionadora de entonces, Mar Sanromà, una gran profesional que en mi opinión se dejó la piel e inició una línea de trabajo exitosa, a pesar de las dificultades que debía encontrarse en el proceso… Fue bonito y doy gracias por haber podido vivir todas esas experiencias y vivencias”.

– ¿Y como integrante de su staff técnico?
“Pues un día me llamaron, era Quim Colet, el antiguo director técnico de la Federación Catalana, y me dijo que si quería formar parte del staff. Al principio no estaba interesada, pero recapacité y acepté y creo que hice bien, fue una buena decisión. Me gusta muchísimo este trabajo y que además te permite desarrollarte y especializarte en varias ramas (lo digo porque no me gusta hacer siempre lo mismo, soy inquieta en ese aspecto), puedes dedicarte a ser más preparador físico, desarrollar sistemas tácticos, diseñar tareas técnico-tácticas y crear micro situaciones de juego para la toma de decisiones, Scouting… El waterpolo, tanto como jugadora como como entrenadora me ha permitido crecer en todos los aspectos, a nivel profesional y personal, me ha permitido viajar, conocer gente súper interesante, me ha transmitido muchos valores positivos, aceptar la derrota y lidiar con la frustración, sacrificarse y esforzarse para conseguir tus objetivos, ser flexible con tus compañer@s y saber convivir, adaptarse a todo tipo de situaciones, a ser respetuosa, a compartir, en definitiva a vivir… la verdad es que no lo cambiaría por nada, estoy muy contenta con todo lo que me ha aportado y me sigue aportando”.

– ¿De qué manera relacionaste tus estudios académicos con el waterpolo?
“Yo he estudiado Ciencias del Deporte y la Actividad Física y la Salud, así que esta directamente relacionado con cualquier deporte. He podido cursar muchas asignaturas que me ayudan a desarrollar mi trabajo y también he tenido la suerte de aprender de grandes profesores como Francisco Seirul.lo, Xesco Espar o Marcel.lí Massafret quienes aplican sus conocimientos en fútbol, handbol, básquet… deportes más desarrollados que el waterpolo y por lo tanto en los que poner el foco de atención y tratar de adaptar esos conceptos y metodologías a nuestro deporte. Los estudios están genial porque te aportan una base muy muy buena para poder desarrollarte como profesional, pero cuando más aprendes es cuando realmente estas trabajando. Yo he tenido la suerte de rodearme de los mejores, sobretodo en el CAR me he empapado todo lo que he podido y he intentado aprender lo máximo y sigo haciéndolo, creo que nunca hay que parar de aprender. He tenido mucha suerte, doy las gracias por ello, de haber podido trabajar 7 años en la Federación Catalana y colaborar activamente con la Federación Española”.

– ¿Qué grado de relevancia tuvo el doctorado que realizaste?
“En realidad, el doctorado lo hice de rebote, pero una vez lo había empezado quería acabarlo. Cambié mil veces el tema, algo común en los doctorandos. La idea inicial era estudiar a nivel genético el talento, cosa muy complicada también por los requisitos éticos y de moralidad. Hoy en día hay estudios acerca de esto y me resultan híper interesantes y siempre esta el debate de lo que en EEUU se le llama “nature or nurture”, que viene a discutir si el talento es innato o se desarrolla según las experiencias y el desarrollo del individuo. Luego cambié e intenté hacer un test para medir ciertas habilidades y capacidades, pero tenia dificultad para cuadrar los Golden Standard existentes. Todo esto supone muchísimo tiempo, sobretodo empaparte mucho de la bibliografía, leer artículos y más artículos… Yo hice la tesis trabajando al mismo tiempo y tuve deadline el último periodo así que al final decidí hacer un estudio descriptivo del Mundial de Barcelona 2013 con el Sport Code, mucho más accesible en la situación en la que me encontraba. El doctorado creo que es un proceso de aprendizaje, más allá muchas veces de la relevancia que pueda tener. Aprender a investigar, como funcionan las revistas científicas, el factor de impacto que tienen, como publicar, como llevar a cabo la parte metodológica, como tratar a los sujetos, la parte estadística, etc. Aprendí muchas cosas y bueno aún me queda mucho por aprender; es un mundo completamente diferente”.

– ¿Consideras que es aplicable en la práctica?
“Es aplicable el instrumento ad hoc que utilicé para la tesis, aunque quizá es demasiado amplio. Lo que pienso y creo que deberíamos hacer es tender a la personalización tanto a nivel del instrumento que se utiliza para el Scouting como a nivel de análisis de los sistemas y de los jugadores y jugadoras. Diseñar un instrumento ad hoc personalizado, con las variables, categorías y subcategorías que nos interesan y teniendo en cuenta los equipos rivales. Mi doctorado es genérico, es información y la información es poder, pero creo que es mucho mejor tender a la personalización, es decir focalizarse en tu equipo y en los equipos rivales. Y no solamente a nivel de Scouting, también en la planificación y en la metodología del entrenamiento, el problema es que muchas veces no tenemos los recursos necesarios (entrenadores, lámina de agua, material, tiempo, etc.)”.

– ¿A día de hoy que es de Yurema Sabio?
“Estoy trabajando en la Universidad de California de Davis.Trabajo como Assistant Coach para el equipo masculino y femenino y llevo el tema de la planificación y entrenamiento, así como de análisis de video. Esta ha sido mi tercera temporada con los chicos y estoy en la segunda con las chicas, en plena temporada ahora mismo. Colaboro también en el departamento de “Neurobiology, Physiology and Behavior” de la Universidad. Intento diseñar un test para medir el VO2max, de manera que sobretodo los equipos más humildes puedan saber donde esta el lindar anaeróbico sin necesidad de gastarse un dineral en la prueba de ergoespirometria y también formo parte de un estudio sobre el efecto de la epicatequina para desarrollar la fuerza y prevenir lesiones.Este verano ya me vuelvo a España. Ha sido una experiencia increíble, pero la verdad es que soy bastante “culo inquieto” y me apetece volver y hacer docencia”.

– ¿En que se diferencia el waterpolo en Estados Unidos con el español?
“Pues es bastante diferente. Para empezar las temporadas aquí son muy cortas. El masculino juega en otoño y el femenino en invierno, hablamos de 3 o 4 meses sólo. Las normas de la NCAA… bueno digamos que no te las acabas jijiji, tienen muchas normas acerca de todo el funcionamiento de los diferentes deportes, muchas normas que protegen al “Student-Athlete”, lo cual encuentro útil y necesario, normas para el recruiting, para las horas que se deben o no entrenan en función de si estas en temporada o no, incluso hay normas que dicen que puedes entrenar “X” horas pero no usar pelota… ¡Hay que pasar un test cada año como entrenadores!”. Además, el arbitraje es muy diferente, no dejan jugar tanto como en Europa y no siguen las normas FINA, así que hay que adaptarse porque lo que para mi puede ser “nada” o una “falta simpe” aquí posiblemente sea expulsión, por ejemplo. Otra cosa que es muy diferente es la preparación de los partidos. En España vamos más al concepto y los fundamentos, aquí hay muchas jugadas de estrategia y los equipos tienen su Play Book. También funciona diferente el waterpolo aquí porque no hay una liga profesional. Aquí se juega en High School y después en la Universidad. Una vez acaban la Universidad no hay liga así que o van a Europa, Australia u otro sitio o juegan Máster…”.

– ¿Qué echas en falta del waterpolo de allí con respecto al de aquí?
“Tengo que decir que ha sido muy interesante el poder vivir dos competiciones así y que he podido aprender mucho de entrenadores como Daniel Leyson o Jamey Wright, los head coaches de UCD, a los cuales agradezco profundamente la oportunidad y la confianza depositada en mi. Creo que quizá podríamos extrapolar más jugadas de estrategia, siempre y cuando los conceptos y fundamentos estén consolidados en nuestros equipos. Podría ayudar en según que situaciones y aportar frescura a nuestro juego. Lo que echo en falta, sin duda, son todos los recursos que hay aquí. No hay problema con la lámina de agua ni material, el staff esta compuesto por el head coach, dos assistant coaches, entrenadores voluntarios (a veces), un fisioterapeuta, tenemos acceso a nutricionista, doctor, psicólogo… en fin, unos recursos comparables con los de la selección y eso que esta universidad no es puntera a nivel deportivo como puede ser USC o Stanford”.

– ¿Qué consideración tienen allí del waterpolo español?
“Creo que la mayoría son conscientes que en Europa el nivel es muy elevado, no sólo del waterpolo español, así que tienen una muy buena consideración acerca de las diferentes ligas y de los jugadores y jugadoras. Muchos de ellos buscan viajar a otros sitios, una vez acaban sus estudios universitarios, y estudiar un Máster, aprender idiomas o simplemente jugar otra liga y vivir la experiencia. Hay bastantes jugadoras españolas que están jugando aquí y creo que es una buena oportunidad para ellas puesto que pueden estudiar, aprender inglés, jugar una liga competitiva, vivir la experiencia… ¡Me hace mucha ilusión verlas aquí habiéndolas entrenado en el CAR también! Antiguamente no se hacia tanto, ¡pero ahora esta a la orden del día! En masculino no pasa tanto, aunque creo que cada vez habrá más casos, de hecho, hemos recibido varias solicitudes, pero bueno, es más complicado de los que parece…”.

– Te ves algún dia entrenando a un equipo español?
“¡Por ahora no, pero en el futuro no lo se… ya veremos!”

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.