Daniel Pérez está de dulce en Askartza Claret

Con 37 dianas en su haber, Daniel Pérez ha sido uno de los responsables de que la Askartza lograra hace una semana su primer objetivo: la salvación en la Liga de Primera División a la que regresó este año tras su breve periplo en Segunda

La Askartza está de dulce. Tras descender de Primera a Segunda hace dos temporadas, el equipo bilbaíno regresó a Primera División y con Javier Cortés en los banquillos y el retorno de un histórico para la entidad como Xabi Orozco han conseguido remontar el vuelo y volver con muy buenas sensaciones a la categoría de plata del waterpolo español. El equipo vasco está en la parte cómoda de la tabla (ocupa la quinta posición) consiguiendo su primer objetivo, la salvación, con creces, y aunque tienen a un solo punto al Premiá podría también remontar por arriba y alcanzar a La Latina (la tienen a un punto). Si llegan hasta los catalanes podrían acabar la temporada ocupando la tercera plaza, el mejor resultado de la historia del club, aunque de una forma u otra el año ya está más que salvado para ellos. Uno de los responsables del buen hacer de la Askartza en la presente temporada es Dani Pérez, máximo goleador del equipo en la presente temporada y tercero máximo de la División solo por detrás de Roberto Valera (41 tantos) y Pol Prat (ambos del Molins) que lleva 37 goles, los mismos que el jugador vasco. Pérez ha estado en WATERPOLISTA.com repasando su carrera deportiva y hablando del momento que vive el equipo en la recta final de la campaña.

Empecé a jugar a waterpolo sobre los 8 años y de una forma curiosa ya que descubrí este deporte de casualidad. En el colegio nos llevaban en la hora de gimnasia a la piscina para que aprendiésemos a nadar y el primer día preguntaron quién sabía nadar y quien no, yo me puse en la calle de los que no sabían nadar pero justo ese día había ido mi madre de ayuda para el profesor y me obligó a ponerme en los que sí sabían nadar. Empecé el último en mi calle pero poco a poco fui adelantando posiciones hasta ser primero y al acabar el año me ofrecieron seguir con natación, pero al ir a los cursos de verano, coincidí con Alfonso Merino quien me enseño este deporte y al que finalmente escogí”, nos ha empezado contando sobre sus inicios.

Dani considera que es un jugador tranquilo que no se suele alterar mucho, pero al mismo tiempo piensa que es competitivo y que tiene una buena visión de juego. El artillero nos ha contado cómo fue su salto a categoría nacional. “Lo viví de una manera muy normal. ;i primer partido en categoría nacional fue con 14 o 15 años no recuerdo muy bien, pero en ese momento para mí fue un partido para disfrutar, al que iba sin presión ya que volvía de una lesión seria. Tenía la confianza de David García, entrenador del equipo B del Navarra y de Fermín Manso, que era entrenador de categorías, a las que yo pertenecía”, cuenta.

El ADN guerrero vasco

Pérez se ha mostrado muy orgulloso del papel de los suyos este año. “Esta siendo muy competido, a excepción de primer partido de la temporada, hemos demostrado que no somos fáciles de ganar, algo que está presente en el ADN guerrero de un club como Askartza. En el vestuario hay un ambiente estupendo, de familia, nos apoyamos en todo y eso se nota en el agua. A nivel personal, para mí es un año especial, ya que esta es la única categoría en la que no había tenido la oportunidad de jugar y que exige un plus de concentración en cada partido al estar tan igualada”, afirma, a la par que desvela que “mi intención siempre es aportar la mejor versión de mi mismo en cada partido, no siempre es posible, pero lo intento. También aportar goles ya que fue lo que se me pidió al venir a Askartza y saber leer los partidos, dar calma cuando se necesite o revolucionar el partido”, añade el waterpolista que ha dicho que el primer objetivo del equipo esta temporada, al ser un equipo recién ascendido, era la permanencia, y una vez cumplido se plantean nuevos retos. “El nuevo es conseguir la mejor posición posible y sobre todo competir y disfrutar los partidos que quedan. Javi Cortés siempre nos transmite la idea de luchar hasta el final, de no dar ni un partido, ni un punto por perdido y ese hambre de ganar y de jugar bien es lo que mostraremos hasta final de temporada para conseguir la mejor posición posible”.

Para el waterpolista, su reto personal siempre es mejorar con la natación, ya que es uno de sus puntos débiles e intentar “ser un poco más constante”. Además, piensa que todos los jugadores tienen un rol importante en el equipo. “Sin dos buenos boyas como tenemos, no se crearían tantos espacios, o habría tantas expulsiones como para que los jugadores de exterior marcásemos. Tampoco podríamos jugar como jugamos sin nuestros cubres, que son unos verdaderos luchadores, sin tener la seguridad atrás que nos da el nivel de nuestros porteros y sin el resto del equipo que da pases o generan los espacios necesarios. En general el rol que desempeñamos cada uno es igual de fundamental”, nos dice, aunque reconoce que siente que tiene algo más de responsabilidad que otros jugadores ya que se la han dado los técnicos, lo que demuestra que “confían en mí”.

“Pertenecer a Askartza, como he dicho antes, es no dar nada por perdido, ser realistas con lo que tenemos, lo que podemos hacer y luchar hasta el final. Es pertenecer a una gran familia. Desde que llegué todo el mundo me acogió con los brazos abiertos, me he sentido muy querido y valorado en todo momento. También es ir a jugar cada partido sabiendo que va a estar la grada llena y que, incluso en los partidos como visitante, habrá alguien de Askartza en la grada”, concluye Dani Pérez.

twitter-bird@clemenklan

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.