}); Cuarenta años al pie del cañón | WATERPOLISTA.com Cuarenta años al pie del cañón | WATERPOLISTA.com full screen background image
Search

Cuarenta años al pie del cañón

928

El Cuatro Caminos está de celebración. Ya son 40 velas las que sopla el club madrileño. El pasado sábado 17 de diciembre, organizaron un evento para festejar estos cuarenta años de deporte, valores que conforman esta familia que es el 4K. El local Urban 58 acogió a todos los socios invitados a esta fiesta conmemorativa.

Hace 40 años, el primer día del mes de noviembre de 1976 nacía el club madrileño Cuatro Caminos. Empezó como club de natación con diez socios que competían en la Ría de Navia y ya en 1979 se incorporaba una sección de waterpolo en 1979. En los años 80 el club crecía con siete nuevos waterpolistas y hasta diecinueve nadadores y en 1989 ya barajaban la posibilidad de crear un equipo femenino de waterpolo.

LOS ORÍGENES DEL WATERPOLO

En los años 90, se creaban los equipos absolutos masculino y femenino pasando a ser el waterpolo una actividad esencial del club ya que participaron en campeonatos de España absolutos y de categorías inferiores. El equipo masculino militó dos temporadas consecutivas en la Segunda División nacional en las temporadas 2007/08 y 2008/09, mientras que las chicas han participado de forma alterna hasta cuatro veces en la Primera División nacional. El equipo absoluto femenino, en 2013/14, conseguía su mejor clasificación histórica siendo terceras en Primera División nacional. En las últimas temporadas fueron sextas y cuartas respectivamente.

Los reencuentros fueron los protagonistas de la noche en Urban 58. Risas, abrazos, fotos, anécdotas bajo el sonido de la música del local

Por su parte, el equipo absoluto masculino, ascendía a Segunda División nacional en la temporada 2012/13 al vencer la Tercera División en la Fase de Portugalete. Mantuvieron la categoría hasta la temporada 2015/16 en la que terminaron penúltimos pero el equipo filial conseguía proclamarse campeón de Madrid y campeón de la Tercera División en la Fase de Granada.

Además de waterpolo, tienen una sección máster de natación que con 55 nadadores, compiten en liga territorial, en los campeonatos de España, en los campeonatos de Europa y a veces en campeonatos mundiales cosechando grandes resultados. Los reencuentros fueron los protagonistas de la noche en Urban 58. Risas, abrazos, fotos, anécdotas bajo el sonido de la música del local. Algunos de los presentes, veteranos en el club, compartieron con Waterpolista grandes momentos de su recorrido en el 4K.

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA

Enrique Ortega tiene veinticinco años y lleva ya trece temporadas en el club. Llegó a este club porque su actual compañero Santi le vio nadar en el Fernando Martín y le animó a probar este deporte. Para Enrique, el club ha cambiado mucho. “Cuando yo jugaba de pequeño éramos seis niños por categoría, los alevines tenían que jugar hasta cadete y ahora hay diez niños por años, más entrenadores, más equipos. El primer equipo ha subido, hay A, B, C y va mejor todo”, cuenta. Al preguntarle por su mejor momento vivido, se queda con el ascenso en Portugalete en 2013 que considera que fue aún más emocionante que el vivido el año pasado en Granada.

Cynthia Ramírez, de treinta y dos años, lleva ya diecinueve en el club. De sus inicios recuerda que no había equipos absolutos y eran pocos socios. Ella era una de las pequeñas. Cuando llegó a juvenil ya había más niños, categorías y había ido creciendo el número de socios hasta hoy. “Ha cambiado la gente, la directiva, los entrenadores pero lo que viene siendo la esencia del club se ha mantenido durante los años”, dice Cynthia de la evolución a lo largo de estos 40 años. Para ella es complicado quedarse con un momento pues son muchos. “Creo que la fase de ascenso a Primera División de Algeciras de 2009 es un momento que se nos queda en el corazón porque éramos el bloque que llevábamos más tiempo entrenando juntas y que fue una fase en la que disfrutamos muchos juntas y encima la ganamos.”

Santiago González lleva casi treinta años en el Cuatro Caminos, desde la temporada 1988/89. Tiene muchos recuerdos pero sobre todo hace hincapié en que eran muy pocos los que en aquella época formábamos parte del club, no tenían waterpolo y sólo iban a las competiciones de natación donde se pasaban tardes enteras de sábados compitiendo. Afirma que el club ha cambiado muchísimo sobre todo en cuanto a cifras. “Tengo muchos momentos como jugador y entrenador. Quizá me quedaría como entrenador cuando conseguimos subir al equipo a Primera División en 2005”, confiesa Santiago al preguntarle por el mejor momento vivido.

Daniela Álvarez tiene veintitrés años y lleva en el club desde los cinco años hasta ahora. Solo recuerda que entrenaba los sábados por la mañana y que iba mucho a ver jugar a su hermano mayor. Al igual que Cynthia, recuerda con especial cariño la fase de ascenso de Algeciras en la que disfrutó y aprendió mucho. Por su parte, Clara Ferrándiz, de dieciocho años, lleva diez en el club y es una de las porteras del equipo absoluto. Recuerda que, cuando empezó, apenas había niños aunque se fueron apuntando cada vez más. Ella se queda con una fase de ascenso a Primera División en la que quedaron segundas pero tras una renuncia, consiguieron ascender.

Juan Manuel Martín lleva jugando dieciséis años al waterpolo, de los cuales doce años ha militado en el Cuatro Caminos. “Recuerdo que no éramos muy buenos pero éramos una familia, algo que de mayores se mantiene”, dice el jugador entre risas. No obstante, comenta que ahora el equipo es más grande y asumen más responsabilidades tanto los chicos como las chicas ya que juegan en la liga nacional. Juanma recuerda con especial ilusión el ascenso a Segunda División que vivieron en Málaga en el 2006.

Patricia García y Elena Armelles han sido jugadoras del equipo absoluto femenino y aunque actualmente no están en el club recuerdan cada momento vivido. Patricia, de veintiséis años, ha estado quince años en el club. Recuerda que aunque al principio lo odiaba, se convirtió en un hobby y así ha sido siempre. Coincide con Cynthia y Daniela en que el mejor momento fue la fase de Algeciras aunque añade una anécdota especial. “Sobre todo recuerdo un partido contra Limoneros que éramos muy pocos y ganamos en el último momento.

UN INICIO PARA EL RECUERDO

Elena, de veinticuatro años, también llevaba quince en el club. Ella recuerda entrenar con todos en el Fernando Martín. Cuando ella iba sí que había más gente de su edad y se lo pasaba muy bien. “Recuerdo que uno de los primeros días que entré me tiré de cabeza y me choqué contra el suelo”, dice Elena entre risas. Aunque el club ha cambiado, Elena afirma que siguen con la misma idea. “Sí que es cierto que ahora somos más gente que los que empezamos, tenemos más categorías y creo que somos más competitivos en todos los ámbitos”.

También recuerda con gran entusiasmo Algeciras. “Yo era muy pequeña en ese momento y para mí fue un gran cambio de chip. También fue un cambio de chip para el equipo ya que todos fuimos muy competitivas y lo dimos todo en todos los partidos de la fase y la recuerdo con el corazón”.

Se ha profesionalizado y ha crecido con valores en los cimientos y con una gran solidez en el proyecto que se está encaminando

Pablo Morillas, otro veterano del 4K, se tenía reservada la mejor sorpresa de la noche. De sus 27 años, lleva dieciséis en el club aunque no de seguido porque estuvo tres años jugando en Primera División en el Moscardó y el Tres Cantos. “Yo entré en junio del 2000 y lo recuerdo como mi segunda casa. Un club muy familiar en el que no venía pensando en entrenar porque estaba muy a gusto. El Fernando Martín y el club siempre han sido mi segunda casa”, comenta Pablo. Para él, la estructura del club ha cambiado mucho. “Se ha profesionalizado y ha crecido con valores en los cimientos y con una gran solidez en el proyecto que se está encaminando”.

“Es difícil decir uno solo porque he pasado por muchos roles y experiencias en el club pero quizás si me tuviera que quedar con uno sería la consecución de un proyecto muy largo que fue el primer ascenso masculino a Primera División porque fue mi primera experiencia con los absolutos y lo llevo en el corazón. Nunca se me olvidará cómo fue aquel torneo que los mayores cuidaron de mí, el crecer como jugador y como persona, hacerme más amigo de mis amigos. Eso fue sin duda lo mejor”, dice Morillas al preguntarle sobre su mejor momento vivido.

Aunque hablamos con los veteranos, no nos olvidamos de los últimos que han llegado al Cuatro Caminos, a los que preguntamos cómo fue el recibimiento. Para Sandra Solaz, de 26 años, esta es su primera temporada en el club. Ella viene de un equipo de Valencia. “En Valencia el nivel no era nada comparado con el del 4K así que venía un poco asustada porque no sabía dónde me metía. Pero el recibimiento ha sido genial tanto de las chicas como por parte del entrenador así que estoy muy contenta”, comenta Sandra.

UNA FAMILIA UNIDA

Sin embargo, para Daniel Ramiro, de 19 años, esta es ya su segunda temporada en el club. Ramiro venía de dos clubes pequeños: Boadilla y Guadarrama. “Llegué el año pasado y el recibimiento fue genial. Desde un primer momento hice piña, salía con ellos… Fue el mejor recibimiento que he tenido en un equipo”.

Ahora es verdad que es una época en la que se han juntado varios factores, entre ellos, un equipo técnico que está intentando que haya un crecimiento y sea una etapa de esplendor

“Hasta ahora, el mejor momento que he vivido en 4K fue la fase de ascenso de la temporada pasada. Aunque fui novato, fue una gran experiencia. No se me olvidará nunca el haber pasado el ascenso esos tres días todos juntos, haciendo piña”, confiesa el jugador. Los aperitivos daban paso a los momentos más emotivos de esta noche de celebración. Antes de pronunciar su discurso, Teresa Rabazas, actual presidenta del club, se mostraba encantada de responder a algunas preguntas sobre el recorrido del club.

Teresa Rabazas lleva en la Directiva y como presidenta cinco años. Madre de Clara Ferrándiz, recuerda que cuando apuntó a su hija hace diez años eran unos 80 socios en el club y ahora están cerca de llegar a los 200 socios. La presidenta hace balance de lo vivido en el club desde su fundación y con vistas al presente y futuro del mismo. “El Cuatro Caminos se fundó con una familia de diez socios. Hemos tenidos picos altos y bajos pero creo que todas las etapas han sido importante para que el club continúe y sea lo que es ahora. Ahora es verdad que es una época en la que se han juntado varios factores, entre ellos, un equipo técnico que está intentando que haya un crecimiento y sea una etapa de esplendor”.

Hemos tenidos picos altos y bajos pero creo que todas las etapas han sido importante para que el club continúe y sea lo que es ahora

Asimismo, destaca del 4K “los valores que se transmiten de equipo, compañerismo, respeto. Es un club que marca la diferencia en muchos aspectos que se juegue con espíritu de deportividad no solo competitividad sino que el deporte sea algo con lo que se disfrute.”

Tras el discurso de la presidenta del club Teresa Rabazas y tras los agradecimientos, ésta cedía el testigo a Javier de la Vieja, el que fue director de la instalación Fernando Martín con la que el club mantiene una colaboración. Javier de la Vieja recordaba los inicios y hacía entrega al club de tres obsequios: un antiguo gorro Fernando Martín, el Oso y el Madroño y la Puerta de Alcalá.

¿EN QUE SE HA CONVERTIDO?

Santiago González, que fue jugador y ahora es entrenador, también dedicaba a los socios unas emotivas palabras del camino recorrido en el “4K” y en lo que le ha convertido. Y tras las palabras de Santi, era el turno de la gran sorpresa de la noche. En una pantalla se proyectó un vídeo de estos 40 años en el 4K que había realizado Pablo Morillas. Un vídeo lleno de fotografías que provocaron la sonrisa y hasta carcajadas en algunos casos y que resume a la perfección todos los momentos vividos en este club madrileño. Y además de esta gran sorpresa audiovisual, el club regaló a todos sus socios una chapa conmemorativa de este 40 aniversario.

Y con el cántico “Somos del 4K y nadie nos la toca”, los discursos y el vídeo emotivo habían llegado a su fin pero no la fiesta que siguió en el Urban 58. Ya son 40 mágicos años los vividos en el club madrileño y ahora toca ir “a por los 50”. Para muchos como Santi, “el 4K es una Escuela de Vida”. Muchos como Cynthia piensan que “pasa la gente, pasan los años, pasan las personas, pero llega el 40 aniversario y están ahí todos.” Y muchos coincidirán con Elena Armelles en que “Esto es una gran familia y aunque haya buenos y malos momentos al final siempre nos quedamos con los buenos. Y aunque ya no sigas, siempre que vienes te sigues sintiendo como en tu casa.”

twitter-bird@A_sheras25




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *