Con los Juegos, a la vista

La clasificación para las Olimpiadas, como en el caso de las chicas, otorga la posibilidad de realizar una preparación óptima, sin presión, que nos haga soñar de nuevo con llegar a Tokio con posibilidades de medalla

Cómo podríamos valorar el Campeonato del Mundo realizado por los chicos? Pues un camino distinto co respecto a las chicas, con otras sensaciones y un resultado final, que pese a ser igual, medalla de plata, tiene otras características. El equipo de David Martín, era y es, una consolidación del que sorprendió a propios y extraños en el Europeo de Barcelona, con un subcampeonato que supo a oro. La final ante Serbia fue la muestra de que todo era posible para este equipo, aun en formación, pero con la gallardía suficiente para luchar por cada balón, por cada partido, sin temor al nombre del rival. A los aciertos técnicos de David se ha de añadir el de convicción suya que infunde a sus jugadores y entorno.

En la primera fase solo una duda, pasaremos de primeros o de segundos y quien seria nuestro rival, si Serbia, ya clasificada para los Juegos Olímpicos y con un equipo renovado, la siempre rocosa Montenegro o la incómoda Grecia. La respuesta fue rápida, Hungría nos superó, con más comodidad de la que indica el resultado final, como reconoció David Martín y el rival, si superábamos a un luchador Japón, rival a tener en cuenta en sus JJOO, era nuestra conocida Serbia. Todo siguió la ruta prevista y tras dejar a Japón por el camino, con un gran final de partido, llegó el turno de Serbia.

La lección a los balcánicos fue importante. Aprendimos de la derrota ante Hungría y decidimos que se jugaría como nosotros queríamos. La teórica superioridad técnica individual se maniató con una defensa que no dejaba pensar, asfixiante, a la que solo encontró media solución Savic, cuando todo estaba decidido. Victoria esplendorosa que nos llevaba de nuevo en la lucha por las medallas, 15 meses atrás pocos hubieran apostado por ello. Pero lo mejor estaba por llegar. Croacia era nuestro rival en las semifinales. La entonces campeona del Mundo, con un camino inicial impecable, pero que ante Alemania, en cuartos, mostró ciertas fisuras .

Esta semifinal, ante los croatas, con nuestro Xavi García en sus filas, fue el súmmum, una defensa perfecta, un juego conjuntado y rápido dejaba sin respuesta a los adriáticos. El 6-2 con que se llegó a falta de ocho minutos de juego lo dice todo. El resultado final fue una anécdota, 6-5, todos sabían que la diferencia había sido mayor, mucho mayor y por mérito de nuestros jugadores. Y llegó la final. Italia, un rival que, sin alardes, fue dejando a todos los rivales en la cuneta. Un equipo sólido, con todos los ingredientes para luchar por todo, pero que en su camino había ido sufriendo. La final fue suya, sin duda. Supieron imponer su juego, que en este partido fue espectacular. Les salió todo, desde el portero, excepcional, hasta el último de sus jugadores. No tuvimos respuesta. Entiendo que entre ambos equipos no es real la diferencia del marcador, pero el sábado pasado fue asi, nada a recriminar a nuestro siete, solo rendirles el tributo de aplaudir su gran campeonato que nos ha hecho vibrar. Una reflexión, mía, como espectador, cuando he podido disfrutar de la gran calidad técnica de los jugadores rivales, moviendo con rapidez y precisión el balón en el arco, no hemos tenido opciones, han llegado los resultados negativos ante Hungría e Italia. Prefiero, que en nuestros paridos no les sea posible, así ganamos.

La clasificación para los JJOO, como las mujeres, otorga la posibilidad de realizar una preparación óptima, sin presión, que nos haga soñar de nuevo con llegar a Tokio con posibilidades de medalla. David sabe el camino y estaremos segura en esta lucha, el equipo tiene margen de mejora y la combinación de veteranía y juventud es un coctel de éxito. No he querido hablar de individualidades, aunque, los reconocimientos de Laura Ester y Dani López Pinedo como mejores porteros de la competición y de Roser Tarragó, como jugadora y Roger Tahull como boya no pueden quedar en el tintero.

Todos ellos han merecido estas consideraciones por su rendimiento a favor del equipo, como pieza clave en el sistema de sus entrenadores, olvidando en todo momento su ego personal, por lo cual tiene doble mérito. Por ello redoblo mi felicitación, asi como la de todos los componentes de los equipos, incluidos los equipos de soporte, siempre importantes.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.