El inicio de una nueva era

La escuadra de David Martín culmina su excelente participación en el Europeo de Barcelona con un segundo puesto que permite soñar con un futuro prometedor

Final del partido. Dejan Savic, seleccionador serbio, se dirige tras ganar el oro hacia la zona donde se encontraba el cuerpo técnico español y le hace una reverencia a David Martín. Un gesto más que merecido el recibido por el técnico, que, tras un año y medio al mando del combinado nacional, lo ha devuelto a lo más alto. A ganar una más que merecida plata cuando muy poca gente confiaba en estos jugadores, que han demostrado que están preparados para abrir una nueva era en la que el waterpolo español, si sigue trabajando en esta misma línea, puede volver a hacer historia. Este metal es solo el inicio.

Dejar a 0 a Serbia puede parecer un reto imposible teniendo en cuenta la calidad individual de sus jugadores. Pero España se marcó un inicio de partido de ensueño. El plan de partido de David Martín, basado en una asfixiante presión en defensa, fue cumplido a rajatabla por los suyos, que pelearon cada balón como si de los últimos segundos de partido se tratara. Guiados desde la portería por un Dani López Pinedo que se volvió a salir, los locales, que tuvieron alguna dificultad para jugar en estático, abrieron la lata con un tanto de Blai Mallarach, en la enésima situación de hombre de más para la selección. Poco antes de la conclusión, Fran Fernádez estuvo a punto de aumentar la ventaja pero su balón acabó golpeando el palo.

Una férrea defensa

Volvieron a exhibirse en el segundo acto los pupilos de David Martín, que resistieron a todos y cada uno de los embistes de los serbios. El parcial de 3-3 ante la todopoderosa Serbia, que lo intentó por todos los medios, lo dice todo. Igualó el partido en el primer minuto Andrea Prlainovic, que vio como Granados, a sus 19 años, sacó toda su garra para poner a España otra vez por delante. Aumentó la diferencia Felipe Perrone para la selección, pero los visitantes rápidamente la recortaron. De hecho, llegaron a empatar un encuentro que se fue al descanso con un 3-4 favorable a los intereses españoles tras un gol sobre la bocina de Perrone, que volvió a tirar de galones para liderar al combinado nacional.

El miedo tampoco estuvo presente en el bando español en un tercer acto en el que los serbios, tras un gol de un Miguel de Toro que se fajó una vez más en la boya como si llevara jugando ahí toda la vida, lograron un parcial de 3-0 que les sirvió para darle la vuelta al marcador. Los tantos fueron obra de Milos Cuk, Dusan Mandic y Prlainovic. Cuando parecía que el partido iba a irse a su último cuarto con un 6-5 favorable a los serbios, apareció la varita de Alberto Munárriz, al que no le tembló el pulso. Otra joven perla llamada a liderar a la selección en el futuro que igualó el marcador con una bellísima vaselina a falta de menos de cuatro segundos.

Dos tantos más se vieron en un último cuarto en el que la igualdad y la tensión se mantuvo hasta el final. Jaksic hizo temer lo peor a las Picornell en una jugada de hombre de más, pero Blai Mallarah, con el definitivo 7-7, les devolvió la ilusión. Lamentablemente, el sueño del oro no se pudo consumar en una tanda de penaltis que acabó de forma cruel tras el fallo de Fran Fernández, el héroe de la semifinal. Los lanzadores serbios, muy experimentados, convirtieron en estériles todas las estiradas de un López Pinedo que acabó siendo nombrado mejor portero del torneo. Y seguramente mereció ser nombrado mejor jugador, galardón que recayó en las manos de un Filipovic cuya selección, que acumula ya cuatro Europeos de forma consecutiva, estuvo contra las cuerdas en todo momento.

twitter-bird@nicolasarlanzon

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.