El primer contacto de Alba Olivé con la NCAA estadounidense

La deportista catalana vivió con éste su primera temporada al otro lado del charco siendo protagonista de una experiencia positiva y repleta de retos y una notable evolución deportiva y personal

Esta temporada, Alba Olivé ha vivido una experiencia, única, especial y diferente tanto en el ámbito deportivo como personal. Y es que la deportista catalana ha venido formando parte del Sun Devil Water Polo, equipo adscrito a Arizona State University. “Estudiar en Estados Unidos como una experiencia muy positiva, llena de retos y evolución tanto a nivel deportivo como personal. Viajar sola al extranjero, hablando una lengua distinta no es fácil al principio, pero te acostumbras rápido. Deportivamente, jugar en esta liga es un lujo. Te sientes como uan jugadora de futbol. El atleta esta considerado muy bien por las universidades y te ayudan con todo. Para mi esta experiencia es una oportunidad para aprender muchas cosas como jugador, estudiante y persona“, explica a WATERPOLISTA.com la jugadora que considera que esta temporada ha sido “una de las mejores” que el equipo ha hecho nunca. “Esta ha sido la tercera vez en la historia que nuestro equipo se ha clasificado en el campeonato nacional (NCAA Championship) y la primera vez en clasificarse en las semifinales de este. Durante la temporada hemos tenido partidos muy destacables, derrotando a equipos como Stanford, UCLA y Cal Berkley. Yo creo que este año ha marcado un antes y un despues en la dinámica de equipo y la forma de trabajar. Espero que la línea de trabajo siga así y poder seguir consiguiendo más temporadas iguales o incluso mejores”, asegura.

En este sentido, Olivé reconoce que la pandemia ha hecho que todo fuera diferente a lo habitual, aún así cree que “el Covid ha afectado a todos los equipos a nivel mundial. En mi universidad me he sentido muy afortunada, ya que hemos tenido acceso a pruebas PCR diarias, cosa que da cierta seguridad a la hora de hacer un deporte de tanto contacto. Antes de que empezara la temporada en el equipo hicimos el pacto de solo relacionarnos con gente de nuestro entorno (las chicas, entrenadores y staff) para minimizar el riesgo de contagio y asegurar nuestra participacion en la liga. Despues de nueve meses, solo hemos tenido un caso de contagio en el equipo y hasta nos han vacunado a todas las que quisimos. Personalmente he encontrado duro el hecho de no poder hacer tantas actividades en el campus y conocer gente nueva, pero viendo los resultados obtenidos, creo que este esfuerzo ha merecido mucho la pena”, asegura la catalana quien define las diferencias entre el waterpolo en Estados Unidos y en España. “La mayor diferencia que he sentido desde que llegué aquí son los entrenamientos. En casa entrenamos mucho la técnica y los lanzamientos, fundamentos más individuales. En cambio aquí se centran mucho más en la táctica de equipo, todos los ejercicios de waterpolo estan dirigidos a eso. Para mi definitivamente valoran mucho más una jugada bien hecha que no las individualidades. Esto se refleja en el juego, un ejemplo claro son los tiempos muertos, que aquí son más largos. Yo diría que el juego no llega a ser tan físico como en la liga española. La clave aquí es hacer tu trabajo designado, estar en la posición que te piden y así buscando que el equipo trabaje como un engranaje perfecto“, asegura una jugadora que para las próximas temporada su objetivo es que el equipo se clasifique en los Nacionales. “Como guinda del pastel me encantaría poder ganar alguno de ellos. A nivel personal, seguir trabajando para ser la mejor jugadora posible y ayudar al equipo a cumplir nuestros objetivos futuros“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.