Ernest Pla: un enamorado del ‘Cata’

Buen nadador, pero mejor waterpolista, fuerte, duro, capaz de jugar en cualquier posición; el deportista catalán es uno de los grandes baluartes que se recuerda y siempre se recordará en el barrio de Gracia

Dicen que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, no sé hasta qué punto es verdad, pero lo que es bien cierto, es que ayuda a sobreponerse de las perdidas, con cuidado, dejando en los recuerdos y el corazón aquellos momentos buenos o difíciles que has compartido con aquella persona, valorando su humanidad por encima de todo lo demás. El CN Catalunya, en su “diada del club”, la fiesta del socio y del deportista de la entidad de Gracia, celebra el “Memorial Ernest Pla” y este año se celebrará la 17 edición. Y es que en un mundo tan pragmático extraña ver que se mantiene este homenaje en recuerdo de alguien, lo cual indica la grandeza del CN Catalunya, al que las nuevas generaciones no pueden identificar. Por ello, creo que es bueno hacer un breve “retrato” de quién y qué era Ernest Pla.

Ernest, fue nadador, jugador de waterpolo y entrenador de waterpolo siempre en el CN Catalunya. Nacido en el año 1955, fue el referente del relevo de un club que siempre ha sabido estar, en los momentos buenos y en los difíciles, después de aquel equipo con Castellsagué, padre, Gelí, Flaqué, Lecha, Gonzalez, etc. Duro rival para todos los equipos, llegó, por diferentes motivos (principalmente en una época complicada) en la que no faltó nunca el orgullo de club que en su gritó de guerra de antes de los partidos se hace ostensible “Som de Gràcia…” . Uno de los valores surgidos de esta nueva generación fue Ernest. Buen nadador, pero mejor waterpolista, fuerte, duro, capaz de jugar en cualquier posición. Ello no paso inadvertido a los clubes más potentes, pero, Ernest eligió quedarse en casa, y eligió bien. Fue internacional junior, por cierto no reflejado en la web del club, pero lo más importante, fue el “pal de paller” de su club. Los jugadores con posibilidades que surgieron tenían su ejemplo y solo pensaban en crecer con el club, hacerlo grande. Además tenía la virtud, cuando el club se pudo permitir fichar, de “enamorarlos” del CN Catalunya, su Club.

Un entrenador de carácter

Como entrenador, impregnó a sus jugadores de su carácter, haciéndoles ganadores, a la vez que como perfecto complemento del entrenador responsable del primer equipo, primero con Toni Esteller, como luego conmigo, poco después apareció la cruel enfermedad que nos privó de él. De manera sintomática este era Ernest, pero, fue mucho más. Más allá de competir en natación desde pequeños y repartirnos leña en los partidos, con Ernest nos unió una amistad que montones de horas juntos acrecentó. Eran horas de trabajo pero divertidas, en cada momento tenía una salida que nos hacia sonreír y que hoy en día aún tengo presentes en muchas ocasiones, con casi 20 años sin su presencia, cuantas veces digo , “com deia l’Ernest”, o “tenía un amigo que decía”, o las veces que le tengo presente en mi interior. Fueron seis años imborrables, con éxitos en la piscina, pero una convivencia impagable y como yo, supongo que muchos de los que compartimos aquella etapa de esplendor del CN Catalunya, aun recuerdan con nostalgia las ocurrencias y personalidad el malogrado Ernest.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.