Escuela Waterpolo Zaragoza: otra vez la misma cantinela

El representativo maño en la máxima categoría del waterpolo español vuelve a tener graves problemas de instalación; esta semana tendrá una reunión con el Ayuntamiento para revertir una situación que definen como "lamentable"

A la espera de una reunión esta misma semana con el Consistorio municipal, la Escuela de Waterpolo Zaragoza ha iniciado los entrenamientos en condiciones que desde el club definen como “lamentables“. A pocos días de comenzar la pretemporada le comunicaron desde el Ayuntamiento que la piscina estaría cerrada durante todo el mes de septiembre por obras, siendo la única instalación de carácter público en Aragón en la que se puede jugar a waterpolo y donde viene disputando sus partidos como local el representativo maño en la Liga PREMAAT de División de Honor Femenina. Sin embargo, esta situación complicado de por sí, se ha visto acrecentada, puesto que se baraja la posibilidad de que la pileta mantenga cerrada sus puertas entre dos y tres meses más.

A día de hoy vivimos el inicio de temporada con expectación, pero sobretodo con mucha preocupación“, desvela en WATERPOLISTA.com Fran Orizo, responsable técnico del Club, quien a su vez confiesa con total franqueza que el equipo está “jodido“, puesto que entrenan en dos calles por la mañana y en tres por las tarde en una piscina que cubre poco más del metro y medio de altura. “La situación es preocupante, ya que son condiciones de entrenamientos no propias de un club de División de Honor“, insiste.

Un equipo “compensado”

Más allá de todo esto, EWZ es una entidad que siempre se ha caracterizado por sobrevivir con lo que tiene. Es por ello que dejando a un lado los problemas logísticos de entrenamientos, el grupo está trabajando “bien y con mucha ilusión“. “Tengo el equipo que quería tener cuando acabó la temporada pasada. Un equipo muy compensado en el arco, con una capacidad de lucha, sacrificio y sufrimiento alto“. Y es que este año la dirección deportiva trabajó a destajo para conformar una plantilla competitiva, incorporando al primer equipo a la boya estadounidense Christina O’Beck proveniente de la Universidad de Michigan, a la portera Marta Fuertes, proveniente del CE Mediterrani, que vendrá a hacer tándem bajo los tres palos con la madrileña Macu Bello. A su vez suben de categorías inferiores Inés Rosales (boya), Julià Sánchez (lanzadora) y Andrea Moya (defensora).

En cuanto a los objetivo de este nuevo curso ligero, Fran Orizo lo tiene muy claro: “el primer reto este año es ganar a CN Sant Feliu y el segundo ganar a CN Terrassa, y a partir de ahí es ir intentando pelear la victoria en cada partido en el cual podamos conseguir la permanencia y una vez conseguida si se puede mirar un poquito más arriba, mejor“, explica un técnico que después de 14 años como entrenador del EWZ en la máxima categoría, está más que facultado para hablar de la idiosincrasia del Campeonato doméstico. “La Liga es espectacular. Y del cuarto al último clasificado es muy bonita. Hablamos de na liga igualada en la cual puedes dar la sorpresa en cada partido y dártela a ti, si exceptúas tres primeros equipos. Los demás partidos son bonitos. Me encanta“, concluye.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.