¿Hubo gol fantasma? Los italianos pusieron el grito en el cielo

Un lanzamiento casi sobre la bocina de Pietro Figlioli ha generado una enorme controversia en las últimas horas; mientras que unos son tajantes en calificar el gol como legal, otros consideran que en caso de duda mejor no haberlo pitado

No es la primera vez que un gol fantasma protagoniza el final de un partido de waterpolo. Los aficionados españoles guardamos en la retina el gol de Iván Pérez que no subió al marcador en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El partido fue ante Croacia y uno de los colegiados encargados de impartir justicia en aquella ocasión era Boris Margeta. Justamente el árbitro esovenio fue uno de los protagonistas del final del encuentro entre España e Italia que hizo levantar de sus asientos tanto a la afición transalpina como a la local. Unos para protestar a los árbitros por lo que parecía un gol legal y otros para celebrar lo que es un pase histórico a la final del Europeo.

Vayamos desde el principio. Un gol de Fran Fernández a la contra puso la ventaja de un gol para los españoles a falta de 1.34 para el final. A los italianos le quedaban pocos recursos que explotar, puesto que la sobresaliente actuación bajo los tres palos de Dani López Pinedo había anulado a Di Fulvio y compañía. Es cuando una rigurosa expulsión sobre Álvaro Granados en posición de boya genera una inmejorable oportunidad de empate para los italianos y acabar forzando los penaltis.

Figlioli, el lanzador

Mueven en el arco los de Sandro Campagna hasta que a falta de diez segundos para el final del compromiso, Pietro Figlioli lanza, toca como puede Pinedo, y levita en el agua, hasta que el portero español se hace con el esférico. Sobre el papel no parecía gol. Suena la bocina y mientras que el banquillo español hace una piña al borde de la piscina para celebrar el pase a la final, los italianos con caras de pocos amigos se giran hacia las pantallas para ver la jugada repetida. Y si que parece que el balón acaba de entrar del todo. Es el momento en el que Campagna se dirige a los árbitros pidiendo explicaciones, mientras que algunos de los jugadores se echan las manos en la cabeza.

Situación similar a la de Londres pero con distintos protagonistas y un condicionante añadido que destacar: al contrario de que ocurriera en aquellos Juegos de hace seis años, el juez de gol –encargado de verificar la legalidad de los tantos- no cruza los brazos, por lo que según su criterio, el balón no entra. A pesar de ello, los italianos, visiblemente enfadados, no dejaron de protestar mientras se repetía una y otra vez la acción en las pantallas.

Ya en zona mixta no ocultaron su frustración ante tal situación y aunque ante los micrófonos no hablaron abiertamente de robo, sí que repitieron en ante distintos medios que el gol había entrado del todo. “La jugada es clarísima: es gol”, aseguró en zona mixta Guillermo Molina. En este mismo sentido, se pronunció el seleccionador italiano, quien llegó a decir que el gol era más que claro. Por su parte, otro de los protagonistas, Pinedo aseguró ante los medios que “ha sido gol, pero vale por todo lo que nos han quitado antes”.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.