‘La mejor selección española de los últimos 29 años: los 13 elegidos más el entrenador’

Con este artículo voy a dejar constancia de donde empezó mi amor para con el waterpolo. Fue en aquellos primeros días de 1991 con un equipo que me encandiló; nuestro columnista hace su particular ranking

Llevaba tiempo queriendo hacer este artículo y nunca encontraba la inspiración necesaria para ello, ya que consideraba que esta empresa debía ser especial, diferente. No un artículo más al uso sino algo sentimental y nostálgico a la vez, ya que estos 29 años a los que me refiero en el título del artículo, no son otra cosa que toda mi vida dentro de este maravilloso mundo del balón amarillo, o balón azul y amarillo, o de colores, o balón al fin y al cabo. Una vida entera en un deporte que yo nunca tuve que hacer porque a mi nunca me gustó nadar.

Con este artículo voy a dejar constancia de donde empezó mi amor para con el waterpolo. Fue en aquellos primeros días de 1991. Ellos en Perth, Australia. Yo en mi casa en Horta, Barcelona. Ellos ya grandes jugadores de waterpolo. Yo un “pringao” que jugaba de maravilla al fútbol y que por esos misterios de la naturaleza, acabó “remojao” día sí y día también en una piscina. Craso error. Lo que pasa es que a veces los caminos del señor son inescrutables y llenos de sorpresas. Ellos jugando un mundial absoluto y yo con apenas 12 años intentando emularles en sueños. Sea lo que sea allí empezó mi verdadera historia con el waterpolo gracias a aquella selección masculina de waterpolo. Esa selección cultivó en mi un amor y pasión por el waterpolo sin igual. Quien iba a pensar años después que acabaría metiendo hasta seis goles al mejor portero de toda la historia del waterpolo español y mundial, defendiendo al mejor jugador de todos los tiempos, recibiendo un par de golpes de dos de los mejores boyas de todos los tiempos, jaja, compartiendo equipo y zona de juego durante cuatro años con uno de los top3 españoles de todos los tiempos, o siendo incluso entrenado un par de años por el tótem de los entrenadores españoles y un icono único a nivel internacional. Sí, mi error de equivocarme de deporte o vocación en la vida tuvo un premio inigualable de disfrutar de los mejores.

Pero este artículo no va a hablar de aquella selección, sino de detallar cuales han sido los mejores 13 integrantes de la selección española de los últimos 29 años. Para hacer esta lista he tenido la fortuna de poder tener la opinión de cinco sabios del waterpolo europeo de estos últimos años, y así juntos poder confeccionar esta maravillosa lista de 13 (evidentemente ésta es sólo una opinión y cada uno de vosotros, podría tener una lista diferente, pero lo que sí está muy claro que sería en grandes proporciones muy parecida a la nuestra). El comité de sabios está compuesto por el griego Rubenapoulos, el serbio Rubenovic, el italiano Rubenpetrolli, el ruso Rubenov y el húngaro Rubenek.

Los 13 magnifícos + el entrenador

1. Jesús Rollán – Lo mejor que ha dado sin lugar a dudas nuestro deporte. Una leyenda. El mejor portero de la historia del mundo mundial y galáctico. La eterna sonrisa. La imagen (la suya poniendo el balón en el centro de la piscina después de haberle dado un beso al mismo) icono del waterpolo. Partidos suyos para el recuerdo son incontables pero si hubiese que destacar alguno, sería la de la final de Fukuoka en 2001 en la victoria de los nuestros ante la temible Yugoslavia por 4-2. Jesús fue sin lugar a dudas el motivo principal por el que yo continué jugando a waterpolo. Quería tener la oportunidad de poder jugar algún día contra él. ¡El más grande!

2. Dani Ballart – Sin gorro propio (el 9 para su tío). Había la duda entre elegir a éste jugón o a otro jugón (valga la redundancia) como Gabi Hernández (jugador que podría haberse convertido en un top5 español de siempre pero que le faltó algo más en la selección). El mundial de ambos en Japón, con Dani en 2 (enorme mérito cuando él siempre fue un 4 por naturaleza) y Gabi en 4, es de manual de como jugar a este deporte. Dani siempre supo amoldarse a lo que le pedían los entrenadores, ya que por 4/5 tenía a la enorme dupla Manel/Miki que apenas le daba minutos por ese lado, con un trabajo por y para el equipo grandísimo. Luego supo esperar su momento de liderazgo que llegó en el 2001 con ese oro. Jugador muy inteligente, rápido, gran visión y con posiblemente la mejor finta técnico/visual que yo recuerde junto a la Ignacio Lobera “Lobo”.

3. Sergi Pedrerol – El único zurdo de la lista con el permiso total de otro grande, Xavi García. Si éste último no está (Pedrerol iba a estar sí o sí) es quizás porque sus últimos grandes y más grandes logros no han sido con España y sí con Croacia, y al fin y al cabo lo que se pretendía era incluir aquellos con mayores “gestas” (por llamarlo de alguna manera) en el combinado nacional. Dotado de una gran natación y lanzamiento a la primera (sus fintas eran muy poco ortodoxas), Sergi daba muchas posibilidades en el hombre de más tanto con su lanzamiento como dando asistencias. Su carrera con la selección es antológica y su inclusión en estos 13 un derecho.

4. Guillermo “Willy” Molina – No le podemos dar el gorro número 5 por razones obvias. No fue en su día mejor jugador del mundo por casualidad. Tuvo la fortuna de disfrutar de los últimos coletazos de la generación de oro (consiguiendo el oro en el mundial de Fukuoka´01) y también ser el líder de la siguiente (plata en el de Roma´09). Quizás el jugador total de toda la historia de nuestro país, pudiendo jugar de una manera excelente en cualquier posición del campo, incluso en la posición de boya, siendo seguramente ésta la más específica de todas junto al portero (donde no dudamos que por su envergadura y calidad, hubiese sido también un gran portero).

5. Manel Estiarte – El mejor jugador de la historia del waterpolo internacional para la gran mayoría de voces, con permiso de los Farago, De Magistris o Bebic. Manel era ante todo un líder y un auténtico goleador. Junto a Jesús creó la jugada más simple y a la vez más mortífera del waterpolo. Lanza el rival y para variar, para Jesús. Manel ya trabajando entre líneas preparando la contra, que se hace efectiva con el pase milimétrico de Jesús y gol. Una y otra vez. Manel posiblemente el jugador que más dominaba todos los ángulos de la portería. Igual te lanzaba encima de la cabeza, como a las dos escuadras o abajo. Otra enorme leyenda.

6. Felipe Perrone – Al igual que “Willy” aquí se queda sin gorro habitual ya que éste recae en otro gran jugador. Es importante detallar que a pesar que Felipe volvió de nuevo a jugar con su país de origen, no es menos cierto que sus muchos años como jugador español y su valía contrastada, le hacen merecedor de estar en esta lista de “magníficos”. La inteligencia personificada y la rapidez de ejecución, junto a la enorme cualidad de hacer siempre mejor a sus compañeros, hacen de Felipe una máquina de precisión milimétrica.

7. “Miki” Oca – Podríamos haberle dado su gorro número 11 pero por cuestión de “cuerpo” y riesgo, mejor no jugársela, jaja. Cierto es que “Miki” lo dejó relativamente pronto…pero en lo más alto con el oro de Atlanta. “Miki” optimizó a las perfecciones sus dos mayores recursos; la velocidad, tanto para coger el primer balón de cada cuarto o salir a la contra, y lanzar de muñeca al largo de posición cinco, especialmente en hombre de más. La media naranja perfecta de Manel.

8. Iván Moro – Excelente defensor. Jugador de equipo indispensable para conquistar grandes campeonatos. Inteligente con una finta muy peculiar acompañada en ocasiones por una vaselina imparable. Jugador ganador y con mucho carácter. Hecho para partidos grandes.

9. Jordi “Chiqui” Sans – Un auténtico gladiador dotado de un carácter ganador increíble. Sin lugar a dudas hubiese triunfado en la arena del Coliseo en tiempos de Cómodo. Su lucha, entrega e inteligencia, compensaba su poca envergadura y peso para un puesto de vital importancia como la boya. Su revés en la final de Atlanta´96 otra de las imágenes para recordar para siempre.

10. Salvador “Chava” Gómez – Don Salvador para los amigos. Cuatro años compartiendo equipo con él para corroborar lo que ya era un hecho: un ser privilegiado para el waterpolo, líder, goleador, sacrificado y buen compañero. Muchas veces se piensa que “Chava” era solamente un jugador ofensivo, pero cuando la ocasión lo requería no había mejor defensor que él. Basta con repasar su campeonato del mundo en Fukuoka, especialmente aquel robo en la final en hombre de menos en un movimiento técnico brutal. ¡Top 3!

11. Iván “El coloso” Pérez – Una fuerza bruta de la naturaleza. Indefendible. Devastador una vez que recibía el balón. Nunca habrá otro como él. Diferentes pero nunca igual. Buen tipo. ¿Por qué todos los jugones siempre sonríen igual, Daimiel? (Frase célebre sacada de las grandes noches de NBA del gran Montes a Daimiel).

12. Portero suplente – Decimos portero suplente porque en este equipo siempre habría jugado Jesús. Además le ponemos el número 12 porque el 13 siempre tuvo un dueño como podréis ver más adelante. Puesto con muchos candidatos y donde nos ha sido imposible determinar un nombre en concreto dada la enorme igualdad entre cuatro pretendientes. Podríamos haber elegido a Manel Silvestre, excelente en el uno contra uno, o Angel Andreo, la sobriedad bajo palos, o incluso a Miguel Angel González, carácter a la octava potencia, o por qué no al muro, a Dani López Pinedo. Difícil elección a gusto del consumidor.

13. Pedro “Toto” García – Tiren de hemeroteca y vayan a disfrutar de las semifinales de los Juegos de Barcelona´92 entre España y Estados Unidos. El partido perfecto de un jugador. Dotado de una finta sin parangón (en la primera te finto a la escuadra izquierda pero mientras cae el portero, te finto la segunda a la derecha abajo y vuelve a romper los abductores al cancerbero, pero ¿sabes qué? que aún te finto dos veces más, te hundo y se la paso al extremo para que la empuje) en una altura considerable (todo el bañador fuera del agua siempre). Jugador con mucho carácter y tremendamente ganador.

Entrenador – Joan Jané – Mítico entre los míticos. Con una filosofía propia y una verborrea sin igual, humilde ante sus defectos y ganador como pocos, Joan culminó a la perfección el trabajo años antes iniciado por Toni Esteller y seguido por Dragan Matutinovic después, con una colección increíble de oros en olimpiadas y mundiales. Muchos quizás aún piensen que Joan sin Jesús, sin Manel y sin los demás, nunca hubiese conquistado ningún título. Puede ser. Pero también es probable que sin el gran Joan Jané, caballero de honor del waterpolo moderno, nunca se hubiese obtenido ningún oro. Yo también en su día le quité cierto crédito equivocadamente. Después de haberlo disfrutado dos años completos como entrenador, día a día, semana a semana, pude comprender al fin lo gran entrenador que es. Sus charlas son un tesoro para la posteridad. Recuerdo un día cuando yo era el entrenador del Turia Valencia en división de honor y nos tocaba jugar en la Escullera contra el CNB. A poco más de cinco minutos para empezar el partido, me doy la vuelta y observo como Joan entra en la piscina por la zona de socios y se dirige a mi (si os digo que viene en albornoz no os estoy engañando) a paso rápido. Nos damos un gran abrazo y me dice “Rubén, que sepas que he venido únicamente a verte a ti y darte un abrazo. Como imaginarás a mi el waterpolo ya ha pasado a menor vida, y como podrás ver con mi indumentaria, ahora ya estoy para otras cosas”. Jajaja. The GOAT.

Amigos lectores, espero que os haya gustado esta lista hecha desde el corazón. Como dije en anteriores artículos para gustos los del Barça. No tengo ninguna duda que para los más veteranos habrán jugadores que deberían estar en esta lista, el mismo Jané por ejemplo, pero claro, son jugadores que yo nunca o casi nada vi, y no sería de justicia ponerlos en esta lista de los últimos casi 30 años, de ahí que haya querido hacer hincapié en esa fecha desde el mundial de Perth´91.

Como podréis imaginar me he permitido la licencia de “crear” nuevos sabios del waterpolo internacional. Una pequeña gracieta sin más que estoy seguro que el lector sabrá perdonarme.

*** Hemos considerado que el mundial del 2001 en Fukuoka tuvo una incidencia clave en algunos jugadores que componen esta lista, ya que un año antes con los Juegos, algunos de los grandes jugadores optaron por la retirada (o se les retiró), y en teoría la selección optaba con muy pocas posibilidades de conseguir alguna medalla.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.