Lidia Escoda ejerce de ‘madre’ en un joven equipo de CN Catalunya

La deportista catalana que se inició en CN Sabadell, pasó por el CE Mediterrani de Pepe Alcazar y se desarrolló a nivel personal en CN Rubí es una de las jugadores más experimentadas del actual CN Catalunya

Lidia Escoda comenzó haciendo natación entorno al CN Sabadell. Sin embargo, a los 10 años ya empezaba a aburrirse de ella, ya que según reconoce no le acababa de motivar, por lo que un día al acabar un entreno se paró frente a la piscina donde se estrenaba al waterpolo y quedó cautivaba con el deporte en sí, pero sobretodo con la diversión que transmitían los niños, por lo que no dudó en dejar a un lado la natación y centrarse en el balón amarillo. A partir de entonces comenzó una trayectoria deportiva que se extiende hasta nuestros días. En el Sabadell se mantuvo hasta los 16 años cuando dio el salto al CE Mediterrani, club que le dio la oportunidad de contar con muchos minutos en División de Honor y donde logró adquirir la experiencia de juego que necesitaba para consolidarse en la posición de boya. Entorno a la entidad de la Josep Vallés estuvo tres años a las órdenes siempre de Pepe Alcazar, justo antes de que se replanteara todo.

| Un antes y un después personal

Pasé por una crisis personal en la cual me planteé el no seguir jugando a waterpolo, por lo que dejé el Medi al no estar bien conmigo misma“, explica ahora una jugadora que en ese momento recibió la llamada del CN Rubí, que en esa misma temporada habían accedido a la máxima categoría. “Mediante Dani Gómez, el coordinador del club el cual ya conocía muy bien porque estuvo de entrenador substituto en el CAR de Sant Cugat y estuvo entrenándome allí. Así que hablando con él me convenció para fichar con el Rubí el cual era un equipo muy joven y con muchas ganas de permanecer en División de Honor y que necesitaban a una jugadora de mi experiencia y de mi posición“, comenta Escoda que se puso a las órdenes de Javi Rubio, quien según reconoce ahora la jugadora logró “rehabilitarme mentalmente para seguir jugando y volver a disfrutar de este maravilloso deporte”. En Can Roses estuvo seis temporadas hasta que recaló en las filas del CN Catalunya, donde se mantiene siendo “la abuela del equipo”. “Estoy viviendo una de las mejores temporadas tanto a nivel personal como de jugadora, jugando a un alto nivel con un equipo maravilloso y con un entrenador muy entregado a su trabajo“, puntualiza.

En este sentido, Escoda considera que esta temporada está siendo “intensa y muy entretenida, debido a que todos los equipos, hemos tenido problemas de espacio, de horarios, de confinamientos y de todo a manos del Covid19”, pero aún así la deportista catalana entiende que “hemos conseguido sobrellevarlo todo y poder ir trabajando con esfuerzo para poder seguir jugando en el máximo nivel. Al fin y al cabo hemos logrado conseguir entrar en el grupo del 1 al 6 en la segunda vuelta de la liga“, explica Lidia que asegura que “el Catalunya lleva años trabajando desde abajo en categorías para poder volver a la máxima categoría absoluta y buscar su permanencia en ella. Y de momento lo está consiguiendo con mucho esfuerzo y dedicación tanto de las jugadoras como de los entrenadores y del equipo técnico del club“, reconoce al igual que considera que para ella jugar en el equipo de Can toda significa jugar “sin presiones y con mucha libertad en el agua y disfrutar del juego y de cada entreno y de cada momento con las chicas. Es no tener preocupaciones y centrarme en pasarlo bien sin frustraciones”, comenta.

| Unos objetivos ya cumplidos

En este sentido, Escoda explica que “en esta temporada al tener el cambio de normativa de liga, y ver la clasificación por grupos y el grupo que nos había tocado, el objetivo fue muy claro. Primero de todo conseguir el máximo de puntos por si nos tocaba ir al grupo de 7 a 12 tuviéramos los puntos suficientes para mantener nuestra permanencia, y luego en segundo lugar si hacíamos bien las cosas intentar ganar los partidos necesarios para entrar del 1 al 6. Y sí, al final lo conseguimos y no fue nada fácil, nos lo jugamos todo en el ultimo partido y conseguimos el objetivo de entrar al 1 al 6. Por lo cual la permanencia está asegurada”, asegura a la par que considera que “como veterana del equipo lo que quiero aportar es tranquilidad y experiencia. También de enseñar y guiar a cada compañera para que crezca personalmente como jugadora. Y sobre todo que no se quemen mentalmente y que disfruten, que los objetivos son importantes pero también lo es disfrutar y no obsesionarse“, asegura al igual que desvela que “ahora ya a mi edad, retos son pocos, pero me gustaría seguir una temporada más”, sentencia.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.