Serbia: entre Gwangju y París

El seleccionador serbio, con el billete para jugar el próximo verano los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, ha decidido apostar de lleno por un equipo joven destinado a continuar la notable trayectoria de los últimos años

En la madrugada de hoy lunes dio comienzo la competición masculina. Y lo hizo a expensas de ver como se desarrolla el Mundial, puesto que las principales potencias del planeta se presentaron en Gwangju con la incertidumbre de comprobar qué país dará un paso al frente y asumirá el rol de favorito, que aunque parecía tenerlo Serbia, desapareció de lleno al ver la lista de convocados de Dejan Savic. La idea del seleccionador serbio es clara: dar forma a un equipo novato y sin experiencia de cara al ciclo olímpico de 2024. Justo por este motivo, Savic sorprendió a todos con una desconocida convocatoria en la que dejó fuera a jugadores de renombre tales como Filip Filipovic, Andrija Prlainovic, Dusko Pijetlovic, Milan Aleksic, Stefan Mitrovic y los experimentados porteros: Gojko Pijetlovic y Branislav Mitrovic.

Sin embargo, antes garantizó tener asegurada su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, clasificación que lograron por medio del primer puesto obtenido en la pasada Superfinal de World League que acogieron en Belgrado. Para tal cita, Savic (mejor entrenador del Mundo de 2018) si que alineó al denominado escuadrón de la muerte. Con el billete olímpico en el bolsillo, Serbia ha decidido apostar de lleno por dar un cambio radical a su bloque y poner en marcha un ambicioso proyecto que tendrá su consecución según la Federación nacional en los Juegos de 2024, puesto que su reto no es otro que el de repetir los éxitos de esta generación dorada pero con caras nuevas que garanticen la continuidad.

Todo ello en un panorama incierto para el waterpolo serbio, puesto que mientras que a nivel de selección su influencia es destacada, a nivel local el waterpolo no pasa por su mejor momento, debido a la falta de financiación que reciben los clubes. Justo por este motivo, Savic quiere exponer a nivel internacional a las jóvenes perlas de su país con la intención de que ganen peso y den el salto a otras Ligas de mayor prestigio como la italiana o la húngara, entre otros, para a partir de ahí volver a conformar un bloque que genere respeto con tal sólo verlo. Haciendo balance, Serbia es la gran dominadora del circuito internacional en los últimos años, puesto que han logrado todos los títulos posibles desde el Europeo de 2016, a excepción del Campeonato del Mundo que se le escapó en 2017.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.