}); La magia que desprende Blanca Gil | WATERPOLISTA.com La magia que desprende Blanca Gil | WATERPOLISTA.com full screen background image
Search

La magia que desprende Blanca Gil

1600

Lo fue todo como jugadora. Su juego desprendía magia y con su particular carácter lidiador tanto dentro como fuera del agua se convirtió en ídolo de masas truco tras truco y jugadas tras jugada. Dejaba maravillado al público de las piletas por las que pasaba. Blanca Gil (Castellón, 19 de septiembre de 1983) llegó a ser considerada mejor waterpolista del Mundo en los años 2005, 2007 y 2008 y máxima goleadora del continente en 2007 y 2008. Toda una pionera que alcanzó grandes cotas deportivas. Pero eso sí, principalmente fuera de nuestro país, puesto que la mayor parte de su carrera la desarrolló en Italia, concretamente en las filas del Orizzonte de Catania, club que dominó el waterpolo femenino la última década y con quien la deportista vinarocense llegó a levantar hasta en dos ocasiones el título de Euro League. “Es un orgullo haber sido la primera española en conseguir una Copa de Europa”, confiesa a WATERPOLISTA.com una exjugadora que echa en falta “la adrenalina de la competición”.

“El problema con el traspaso del Catania al Pro Recco me trastocó y caí en una depresión; fue una de las razones de mi retirada”

Pionera y ejemplo para muchas, Gil fue una de las encargadas de poner la primera piedra de lo que a posteriori sería la mejor generación del waterpolo español femenino cosechando en 2008 una histórica plata en el Europeo de Málaga. Para Blanca la selección de ahora es “fuerte e imbatible”. “Da gusto ver que por fin España consigue lo que en anteriores décadas costaba alcanzar: llegar a lo más alto en el podio. Me alegro mucho por las chicas y el gran trabajo que han hecho”, puntualiza.

Guerrera como ella sola superó un cáncer de útero en 2009, llegando a disputar el Mundial de Roma teniendo la enfermedad pero sin ella saberlo. Tras una revisión le hallaron células cancerígenas en el cuello del útero e inmediatamente tuvo que ser intervenida. Unas semanas después se operó para volver a la capital de Italia donde sufrió una recuperación muy dolorosa al padecer quemaduras porque desconocía que era alérgica al yodo que le aplicaron. “Fueron momentos muy duros y me sentí muy sola, aunque el apoyo de la familia fue clave”, reconoce a la vez que desvela que en este periodo nunca se le pasó por la cabeza colgar el gorro, gracias a que “mi mente fue firme y sabía en todo momento lo que quería conseguir”.

UNA ÉPOCA DURA

Al volver a la competición una serie de problemas legales en su traspaso del Catania al Pro Recco le obligó a estar dos años fuera de las piscinas, por culpa del Orizzonte. A pesar de que esta circunstancia provocó en Blanca numerosos problemas, entre ellos una depresión, la castellonense dice no guardar rencor al Club italiano, aunque si desvela que le “trastocó mucho”. Esta fueron una de las razones que hizo que la deportista se planteara nuevos retos personales.

Tras regresar en 2013 decidió colgar el bañador a los dos años para centrarse principalmente en su vida familiar. “Lo conseguí tan sólo un mes después de mi retirada”, confiesa. Ahora mata el ‘gusanillo’ del waterpolo por medio de una estrecha vinculación con el waterpolo balear. Allí forma parte de la nueva Junta Directiva que ha entrado a dirigir la Federación de la Comunidad. El actual presidente, Vicente Cáceres fue quien le propuso que se sumara a la candidatura. “Confió en mi plenamente para llevar la disciplina de waterpolo. Pensé que sería bueno ayudar con la experiencia profesional que he adquirido en todos los años que me he dedicado”, apostilla. A día de hoy, más allá de estar al frente de la sección junto a sus compañeros Isma y Miguel ejerce de secretaria general de las asambleas.

En este sentido, el proyecto que llevan a cabo desde la Federación es claro: “crecer en todos los sentidos: nivel de las Ligas desde los más pequeños hasta los más mayores, arbitraje y clubes”. Una de los factores que podrían ayudar a la causa es por medio de la presencia de algún club balear en categoría nacional. Aunque es complicado, Gil confía en ello: “es uno de los objetivos. Desde la Federación estamos trabajando duro en todos los sentidos ayudando a los clubes para que crezca el waterpolo en las Islas”.

 

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *