Dani Sullà, un loco bajo los tres palos

El destino hizo que naciera cerca de las instalaciones de un CN Catalunya en el que dio sus primeros y últimos pasos, tras pasar por el Valencia y el CN Barcelona, dentro del mundo del waterpolo

El meta en su etapa en el CN Catalunya / A.R.

Cuando uno nace al lado de una piscina, está destinado a pasar gran parte de su vida dentro del agua. Es lo que le ocurrió a Dani Sullà, que lo hizo en un edificio cercano al Park Güell que colindaba con las instalaciones del Club Natació Catalunya. Un club que, además de ser toda una referencia del barrio de Gràcia, era por aquel entonces una potencia en natación y waterpolo. Como era de esperar, los inicios del exguardameta en esta última disciplina se dieron en este club barcelonés. Eso sí, fueron muy diferentes a la del resto de sus compañeros ya que no le gustaba para nada nadar, algo que hizo que se alejara del medio acuático. Hasta que un día, cuando se encontraba jugando al frontón, Esteve Ribalta, que era el entrenador de la categoría infantil, se fijó en él y le convenció para probara suerte con el balón amarillo.

Desde ese momento, ya no hubo vuelta atrás. Se apasionó tanto que solo pensaba en entrenar y jugar, en parar balones. “Era un loco”, recuerda el exjugador, cuyo primer técnico fue el actual primer entrenador del club, Tato García, que por aquel entonces compartía la portería con un Jesús Rollán que, con sus mágicas paradas, fue quien hizo que Ribalta se entusiasmara por la portería. El único problema con el que se encontró fue conseguir que le situaran bajo los tres palos, ya que contaba con un gran lanzamiento y le querían poner de jugador.

Todo ello, en un Catalunya en el que pasó la mayor parte de su infancia y que le formó a todos los niveles. Lo considera como su hogar y su familia, ya que le aportaron grandes valores como la disciplina, el trabajo en equipo, la superación, la ambición, la orientación hacia resultados, la adaptabilidad o el aprender a levantarse cuando las cosas no van como uno espera. Sus mejores recuerdos en el club se remontan a los años 90, época en la que, bajo la influencia de las olimpiadas, en la entidad se vivía un inmejorable ambiente deportivo. Contaba con más de 10.000 socios y vivió partidos para la historia. Entre ellos, la Copa de Europa y la Supercopa del 95, en la que la Sant Jordi, tal y cómo recuerda, estaba a reventar.

Del ‘Cata’ de siempre

Lamentablemente, con el paso del tiempo las cosas fueron a peor. A nivel deportivo, de trofeos y de número de socios, el club se encuentra a años luz de lo que un día fue. Eso sí, él considera que hay muchas cosas de las que pueden estar orgullosos, como el auge del deporte femenino o el ambiente que se vive en las categorías del club. “Tenemos una realidad diferente, pero es bonita y tenemos que adaptarnos a ella”, afirma.

Volviendo a su etapa en activo, tras abandonar la entidad que le vio nacer, pasó a formar parte de un Valencia que acababa de llegar a la élite y que le dio la oportunidad de seguir creciendo. Por desgracia, la implicación de la gente y las ganas de los implicados no fue suficiente para mantener a un equipo que, según él, dependía en exceso de los inversores externos y que no contaba con la estructura necesaria para llevar a cabo un proyecto a largo plazo.
.
Su penúltimo club fue un CN Barcelona en el que recaló tras una temporada que había sido bastante frustrante para los barceloneses, que también habían visto cómo abandonaban el club insignias como Guillermo Molina o Iván Pérez. Para poder competir de nuevo por el título con el Barceloneta, la entidad tomó la decisión de fichar jugadores que subiesen el nivel de la plantilla. Algo que hizo un Sullà que tuvo que compartir portería con un “porterazo” como Iñaki Aguilar. En realidad, le resultó bastante sencillo, ya que Toni Esteller tomó la decisión de que se fuesen turnando, llegando incluso a jugar los dos en un mismo encuentro.

Del experimentado técnico, que le obligó a sacar lo mejor de sí mismo cada día, dice que cuenta con una gran mentalidad ganadora que le hace sacar el máximo de todos los jugadores que tiene en su poder. “Como portero, la sensación era de protección”, recuerda Dani Sullà, quien asegura que, viendo todo lo que exigía físicamente a sus compañeros, se veía en la obligación de devolverle el favor y parar todos los balones que le llegaban. En cuanto a otros técnicos que le han marcado, entre estos se encuentran Payà, Colet, Jané, Tato y Aguilar.

Una dura retirada

Tras más de 15 temporadas en División de Honor, Dani Sullà tomó la decisión de dejar el waterpolo cuando militaba en las filas del Catalunya. El desencadenante fue la triste muerte de su buen amigo desde la infancia Roger García, que por aquel entonces era el segundo entrenador del conjunto catalán. “Jugué los playoff porque lo tenía que hacer, pero se me quitaron las ganas de todo”, explica el exportero, quien, a pesar de no perderse un partido de su equipo, nunca se ha planteado la opción de volver a ponerse bajo los tres palos. Ahora, su vida está ligada al mundo de la empresa. Desde el año 2010, es asesor de inversiones y director de clientes de Trea Asset Management, la segunda mayor gestora independiente.

Eso sí, sigue muy pendiente, como se ha mencionado con anterioridad, de todo lo que ocurre en el mundo del waterpolo, algo que le permite ser crítico. Aunque destaca positivamente el salto que ha dado el deporte femenino y los resultados cosechados por las categorías, Sullà cree que todavía quedan muchas cosas por mejorar. En especial, destaca que el gran problema es el salto de las categorías a un nivel absoluto en el que las cosas han cambiado mucho. Según él, los jugadores ya no entrenan de una manera tan profesional como antaño, los equipos son mucho más jóvenes y los jugadores extranjeros que vienen a la liga nacional ya no son los que lo solían hacer ni tienen las mismas nacionalidades. Con todo lo que esto supone. Todo ello, sumado al hecho de que muchos clubs no se pueden permitir el lujo de competir en Europa, hace que llegue a la conclusión de que el nivel es mucho más bajo.

twitter-bird@nicolasarlanzon

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.