El efecto Zsolt Varga rehizo a una Hungría bañada en plata

El también técnico del Ferencvaros tenía un reto: coger el relevo de Tamás Märcz al frente de la selección húngara y cambiar el pesimismo y la desidia por la ilusión y la pasión, y todo ello en apenas mes y medio; y vaya si lo ha logrado

Muchos no terminaban de ver clara la decisión de la Federación húngara de apartar de la dirección de la selección nacional a Tamás Märcz cuando restaba algo más de mes y medio para el Campeonato de Europa de Split. La decisión era cuanto menos arriesgada, pero el dejar a Märcz n el banquillo lo parecía aún más, puesto que terminar un Campeonato del Mundo ante una entregada afición en séptima posición levantó muchas ampollas y generó desconfianza entre staff técnico y jugadores. Al final, se optó por dar por finalizada su trayectoria como seleccionador, y confiar en Zsolt Varga para que cogiera el relevo, pero para que sobre todo asumiera el reto inminente en la cita europea. Desde el entorno del equipo se apuntaba que los cambios impuestos por el también entrenador del Ferencvaros no se hicieron esperar, y el efecto Zsolt se hizo realidad. No las tenía todas consigo, ya que el equipo en cuanto a nombres no tenía la calidad del que participó en el Campeonato mundialista, si tenemos en cuenta las ausencias de Harai, Marton Vamos y Varga. Estos dos últimos no sólo pilares del equipo, sino una de las grandes estrellas del circuito internacional. Sin embargo, en este caso los cambios parecieron ayudar y el éxito terminó por llegar para un equipo que cerró el Campeonato de Europa con la medalla de plata colgada al cuello, después de perder por la mínima ante los anfitriones de Croacia.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.