La labor de Marcel-li Massafret en la selección española

Conocemos a Marcel-li Massafret, preparador físico de la selección española masculina de waterpolo, además de ver cómo han gestionado el confinamiento y qué harán a la vuelta de los entrenamientos

Marcel-li Massafret es Licenciado en Educación Física y Deportes, tiene un Máster de Alto Rendimiento en Deportes de Equipo, y, además de ser el preparador físico de la selección masculina, es profesor de INEFC en la UB. Conocemos sus funciones dentro del cuerpo técnico español, y cómo se ha gestionado, y se va a gestionar lo referente a la adaptación física de los deportistas tras el confinamiento.

– ¿Desde cuándo trabajas con la selección nacional?
“Empecé a finales del 2009, y estuve hasta 2013. El entrenador era Rafa Aguilar, el ayudante Quim Colet y el entrenador de porteros era Antonio Aparicio. Estuvimos en el Mundial de Shanghai 2010, en los JJOO de Londres 2012, y en el Mundial de Barcelona, que fue la última gran competición en la que estuve. A partir de aquí, estuve con David Martín, que era seleccionador junior. Estuvimos en el Mundial Junior de Estambul (donde fuimos subcampeones), y después estuve dos años sin participar en la selección, durante la etapa de Gabi Hernández, ya que él no trabajaba con la figura del preparador físico. Yo tenía muy claro que había entrado con Rafa Aguilar y con él me tenía que ir. Fue después cuando, en 2016, volví a entrar en la selección con David Martín, habiendo participado en los Europeos de Barcelona y Budapest, donde parece que tuvimos algo más de acierto y hemos entrenado a los mejores, lo que provoca que puedas tener algunos éxitos como ha ocurrido”.

– ¿Cuáles son tus funciones como preparador físico de la selección nacional masculina?
“El grupo de trabajo del que formo parte funciona de manera muy integrada, no por bloques. Mi misión específica es el trabajo condicional, pero también estoy a cargo de la estructura integrada, fruto de los estudios realizados por Paco Serulo en la UB, ya que pertenezco al grupo de estudios. David Martín tiene una visión muy amplia de lo que es el aspecto deportivo. A nivel de waterpolo y de esta preparación integral, la lleva a cabo hasta el último suspiro. Esto implica que los cuatro entrenadores estemos implicados en todo lo que acontece alrededor del waterpolista. Es evidente que la preparación física en agua y la preparación física en seco son dos de las facetas principales de mi trabajo”.

– ¿Qué significa trabajar con la selección?
“Significa estar con David todo el año. Cuando no estamos ni concentrados ni compitiendo, nos vemos semanalmente para continuar trabajando y seguir diseñando lo que llevaremos a cabo en época de concentración. Así, los objetivos que se han diseñado para la temporada, están puestos al día cuando llegan los jugadores. Estas reuniones son 2 o 3 días a la semana, en función de la temporada. Se complementan con un seguimiento día a día de los jugadores, y en esto David es un especialista. Mi misión es hablar con los preparadores físicos de los clubs donde tenemos jugadores de la selección. Tenemos una gran relación, son grandes profesionales y gracias a ellos los jugadores llegan a nosotros con una forma muy buena que permite acelerar el trabajo. También supone que cuando hay concentraciones, estás las 24h del día metido en el entreno. Puede parecer muy duro, pero entrenamos lo que nos gusta, con una gente increíble y esto pasa rápido. Cuando vamos a torneos cambia un poco la dinámica, dependiendo de la distancia y el tipo de competición. Está lo que podríamos llamar competiciones B, que exigen una preparación distinta por su formato. Luego están las competiciones A (Mundial, Europeo, JJOO). A partir de aquí, hay que controlar todo lo referido a la recuperación, hablar con los fisios del CAR, con Vicky Pons, que es nuestra referencia. Junto con lo que nos dice, y los dietistas, está todo a punto para cuando lleguen los jugadores. En esta ida y venida nos ayuda el fisio que nos acompaña, que normalmente es Marc Estiarte”.

– ¿Qué opinas de la situación actual y cómo puede afectar al waterpolo?
“Es una situación no querida para la población que va a provocar que haya que cambiar la preparación. Esto para los deportistas va a ser algo inédito. No pueden acceder a su puesto de trabajo como profesionales ni pueden ejercerlo en ninguna otra parte. Quizás otros deportistas sí pueden ejercerlo, pero el hecho de no poder tocar agua en deportes acuáticos es complicadísimo. El waterpolo todos sabemos que mueve muy poco dinero y da para lo que da. O viven en pisos compartidos, pequeños… el trabajo a realizar es difícil. Esta situación va a afectar todos los deportistas. Este periodo de inactividad podemos compararlo a una lesión o enfermedad, que aparentemente te permitiría hacer vida normal en tu casa, pero no practicar deporte. Es un hándicap porque en una pretemporada el jugador te viene de unas vacaciones y psicológicamente está limpio, ha cargado pilas y ha ido haciendo deporte… llegan con estado anímico y físico que les permite afrontar los objetivos de la temporada. Pero en este caso no va a ser así, tendremos que empezar mucho más atrás que en una pretemporada”.

– ¿Son conscientes los deportistas de la situación?
“Son muy conscientes de lo que ocurre. Pero más consciente es el staff técnico y más concretamente David Martín, ha hablado con todos por teléfono o Skype. Yo también estoy hablando con los preparadores físicos y con algún jugador en concreto, que están más solos. Tienen tres planes de trabajo: antes de desayunar, al mediodía antes de comer, y por la noche antes de cenar. Lo que buscamos con este tipo de trabajo es que el jugador mantenga al máximo posible los niveles musculares. A nivel psicológico también habrá mucho trabajo”.

– ¿Qué consejos les dais a los jugadores?
“Les tenemos que dar pocos consejos. Tenemos un chat en el que podemos hablar y ver si hay algún ejercicio o tarea que se debe modificar, pero consejos pocos. Son deportistas increíbles, nosotros sólo los acompañamos durante su camino, y ahora nos toca darles un poco más de soporte”.

– ¿Cómo será la vuelta a la rutina de trabajo?
“Creo que será más que una mini-pretemporada. Tendremos que hacer un periodo de adaptación a niveles de resistencia y de técnica de nado. A partir de aquí podremos empezar a entrenar, y eso será una pretemporada por todo lo que se nos viene encima. Si nos saltamos el periodo de adaptación podemos cometer un grave error y entrar en una fase de provocar fatigas y lesiones. Debemos tener muy claro que estos deportistas vienen de realizar un trabajo muy distinto al que nosotros vamos a proponer. Debemos ser muy prudentes”.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.