Estos son los porqués del “auge” actual de la Liga francesa

Los cambios en la gestión económica de los clubes con un mayor respaldo privado y público, así como la llegada de un alto número de extranjeros ha provocado que la Liga francesa sea más atractiva y con un alto seguimiento social

Es innegable que con respecto a cinco o seis años atrás, la Liga francesa ha ganado peso, tanto a nivel deportivo con una competición más igualada y compensada, como en cuanto a impacto social y mediático, lograr generar una primera aproximación a lo que se conoce como cultura por el waterpolo. Buenas muestra de ella da las palabras a WATERPOLISTA.com de Alexandre Donsimoni, principal responsable técnico del Pays d’Aix Natation, que con 14 años de experiencia en el cargo, explica que mientras antes dos o tres equipos (como muchos) eran competitivos, ahora se ha vuelto en una “Liga atractiva y emocionante”, en la que cada partido es difícil de afrontar para todos los equipos. Y es que sobre la progresión de la competición, Donsimoni argumenta que históricamente el CN Marsella ha venido imponiendo su tiranía como principal potencia con algún rival puntual de vez en cuando, sin embargo, ahora alrededor de eso, “muchos clubes han cambiado su gestión para ser más eficientes en el ámbito financiero”, según explica el entrenador francés.

A día de hoy, la totalidad de los equipos pueden entrenar dos veces al día con la un alto número de jugadores profesionales en sus filas. Sin embargo, Donsimoni reconoce que en este tiempo, algunos clubes han roto un “pacto de caballeros” en cuanto al número de jugadores extranjeros en cada equipos. Algo que aunque en un primer momento se puede ver como algo negativo, lo cierto es que provoca que el nivel sea mejor, puesto que según confiesa “Francia se ha convertido en el país en que más extranjeros está jugando”. En este sentido, el entrenador del Pays d’Aix Natation explica que la participación de los extranjeros debería de “estar regulado”, ya que según entiende la “evolución real de la Liga en Francia es posible, ya que no estamos tan lejos de otros países”.

Sin embargo, la principal consecuencia de la apuesta a nivel económico de los clubes franceses radica en el alto seguimiento a título social del Campeonato nacional, puesto que cada vez son más las personas que cada fin de semana acuden a las piscinas francesas para seguir de cerca los partidos. Algo que ha derivado también de las diferentes iniciativas promovidas por los clubes, quienes han buscado aliarse con empresas e instituciones políticas para organizar eventos que atraigan sobretodo a los más pequeños, algo que según Donsimoni anima los partidos y genera un clima de respeto hacia los jugadores. “Se sientes apoyados”, puntualiza.

En este mismo sentido se pronuncia Ugo Crousillat, quien más allá de ser la principal referencia de la selección francesa, milita actualmente en el CN Marseilla después de un periplo por diferentes equipos punteros del continente. Tras su regreso al Campeonato francés, el internacional que disputó en Budapest el Europeo, explica que la Liga es “cada vez más fuerte, debido a las grandes inversiones de los clubes”. Para él, “las sorpresas cada fin fue semana es posible y eso hace que se convertía en un Campeonato interesante para muchos jugadores“. No obstante, Crousillat considera que aunque el salto cuantitativo con respecto a otras temporadas es bueno, hace falta que los más jóvenes aprovechen la oportunidad para dar el salto definitivo de cara a dar un golpe sobre la mesa en el equipo nacional absoluto.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.