Una década en la gloria, una década consolidando el grupo por encima de los nombres

En los últimos diez años, la selección española femenina se ha mantenido en la cima acumulando innumerables éxitos bajo una misma filosofía en la que Miki Oca ha dado importancia al grupo con la entrada constante de jóvenes deportistas de destacada proyección

Corría el 9 de agosto de 2012 cuando una joven e inexperta selección española femenina de waterpolo conseguía hacer historia tras alzarse con la plata en su primera participación de toda la historia en unos JJOO, los de Londres 2012. Ni el más optimista hubiese afirmado que, 10 años después, los éxitos no han dejado de sucederse para un equipo que no se cansa de hacer historia. Contando aquella plata hace 10 años, y desde entonces, los logros del equipo dirigido por Miki Oca han sido espectaculares. 10 años, y 10 medallas después, esta selección no se cansa de ganar y pelear de tú a tú con las grandes potencias mundiales del waterpolo femenino. La convocatoria de aquellos JJOO de Londres 2012 es muy distinta a la del último Europeo en Split, de hecho únicamente repiten Anni Espar, Laura Ester, Maica García, y Pili Peña. Únicamente cuatro jugadoras quedan de aquel equipo que comenzó a hacer historia hace ya 10 años. Sin embargo, los éxitos de la selección se han seguido sucediendo uno tras otro, y gran parte de culpa la tiene el timón del barco, Miki Oca.

El ex-jugador y actual entrenador de la selección femenina española de waterpolo lleva más de diez años transmitiendo sus valores a sus jugadoras. La competitividad y el afán por competir contra cualquier rival son las señas de identidad de una selección que, juegue quien juegue, siempre las representa al máximo. Por ello, a pesar de los cambios y el cambio generacional que poco a poco está teniendo lugar en la selección, los logros deportivos siguen ocurriendo. Otra de las claves es el gran grupo humano que siempre consiguen conformar las guerreras del agua. La mezcla de juventud y sangre nueva, con las más veteranas y expertas, hacen una combinación difícil de mejorar. Un equipo en el que todas se ayudan entre todas y ninguna es más que ninguna. Las jóvenes aprendiendo de las veteranas, y las veteranas contagiándose de las ganas y la energía de las más jóvenes. El tiempo avanza, y no sabemos cuando será el último campeonato de Anni Espar, Laura Ester, Maica García, o Pili Peña, pero lo que parece segura es que, a pesar de los cambios que puedan ocurrir de aquí en adelante, el futuro del waterpolo femenino español estará repleto de éxitos, tal y como lleva ocurriendo desde aquella histórica plata en Londres, una plata que supuso el comienzo de un camino glorioso.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.