full screen background image
Search

La joven Sandra Domene trabaja tras lo pasos de Laura Ester

452

Laura Ester, Ángel Andreo (entrenador de porteras de la selección española) y Sandra Domene después de conseguir la medalla de plata en Budapest / A.B.

Una lesión de María Elena Sánchez durante la preparación para el Mundial de Budapest abría la veda. A sus 17 años Sandra Domene tenía la posibilidad de debutar con la selección española absoluta. Y para más inri, en un Campeonato del Mundo. Así lo decidió Miki Oca, que descolgó el teléfono, llamó a la joven portera del CN Terrassa a pocos días de partir hacia Budapest y le comunicó la noticia. “Estaba con mi padre en el coche y me quedé callada, como en shock. Cuando al momento me llamó Paula [Leitón] fue cuando reaccioné y me lo empecé a creer”, recuerda Domene que comenzará a partir del mes de septiembre segundo de bachiller.

“Es difícil explicar lo que una jugadora de mi edad siente al lanzarse al agua y ponerte bajo los tres palos en un Mundial ante las mejores selecciones del planeta”

Su idea es estudiar derecho y compatibilizar la formación académica con el deporte al máximo nivel. Por el momento asumirá la próxima temporada la tituralidad de la meta del CN Terrassa tras la retirada de Ana Copado, compañera de equipo hasta este año y mentora. “Ana ha sido un ejemplo para mi como deportista pero también como persona. Me ha ayudado mucho tanto dentro como fuera de la piscina. Ha sido un placer compartir portería con ella”, desvela a WATERPOLISTA.com Sandra, que ahora no sólo sigue los pasos de quien fuera plata en Londres 2012 en el combinado egranense, sino que también lo hace en la selección absoluta donde ha sido la encargada de compartir puesto con Laura Ester.

Una experiencia única

En su primera participación con el absoluto, ha salido por la puerta grande. Aunque no contó con minutos en la final ante Estados Unidos, Miki Oca, supo darle la confianza que necesita una deportista en plena formación. A lo largo de este Mundial ha tomado la partida en 15 minutos haciendo dos paradas de cuatro lanzamientos. “Es difícil explicar lo que una jugadora de mi edad siente al lanzarse al agua y ponerte bajo los tres palos en un Mundial ante las mejores selecciones del planeta. Es algo único. Me considero una afortunada”, explica una portera que forma parte de una gama de jugadoras (nacidas entre los años 1998 y 2000) que ya está dando mucho de qué hablar. Sandra ha jugado dos europeos y mundial, consiguiendo en las tres ocasiones una medalla de plata.

Al fin y al cabo son el presente y futuro del equipo nacional. “Es un lujo compartir vestuario con estas compañeras. En cada entreno, en cada partido, en cada charla he aprendido muchísimo y lo podré poner en práctica a partir de ahora”, recalca una deportista que no parará este verano. Recién llegue de Budapest se incorporó el pasado 1 de agosto a la concentración de la selección española juvenil que disputará el Europeo de su categoría en Belgrado del 18 al 29 de agosto. “Esto no para y yo sigo”, concluye.

twitter-bird@etoster




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *