‘Aquí estamos’

La realidad es la demostración para los más incrédulos de que el equipo,de David Martín es una realidad y un candidato a todos los títulos, ya que es un rival a tomar en cuenta para todos los Campeonatos

El partido de nuestra selección masculina ante Hungria fue más allá de un resultado , un empate, con valoraciones diferentes de si sabe a poco o no, si merecíamos más, etc. La realidad es la demostración para los más incrédulos de que el equipo, si el EUIPO, en mayúsculas, de David Martín es una realidad, es un candidato a todos los títulos y un rival a tomar en cuenta para todos los títulos.

Ayer, después de un inicio de partido complicado, con ventaja de los magiares en el marcador y con una grada que vibraba en cada gol, en cada jugada con su equipo, la respuesta de los Martín boys fue de orgullo y categoría. El arbitraje, a mi entender alejado de lo que merecía el partido, con uno de los dos colegiados, el holandés, con decisiones poco entendibles y su compañero incapaz de que enderezar el rumbo, político, con mayor experiencia y categoría, pero que dio la impresión de trampear la situación como podía, todo ello llevó a un partido competido, con jugadas de enorme mérito, con situaciones curiosas, para la historia, como el penalti parado por Alberto Munarriz, con un ritmo incontrolable en el que , a mi entender salió victoriosa nuestro siete.

Porque opino que salió victorioso, pues, muy sencillo, el ritmo intenso era el que buscaba el técnico barcelonés, los cambios constantes, aprovechando el reglamento que permite los cambios por el lateral del campo de juego en tu mitad de campo, daba una frescor a todos los jugadores que estaban en el rectángulo de juego. Ello poco a poco fue minando las fuerzas de los jugadores locales, que veían como sus lanzamientos impresionantes del inicio del partido perdían eficacia con los metros nadados y la lucha en sus espaldas. Ello, con una estrategia estudiada, solo necesitaba de una buena ejecución y para ello teníamos al profesor Felipe Perrone, con una lección de jugar y hacer jugar, que hacia realidad, trasladaba al agua la táctica de la reunión previa. Ello unido a una combinación de fe en ellos mismos, individuales y como equipo, servía para dejar en silencio el feudo de los que han sido los maestros del waterpolo mundial y que quede claro que vamos, partido a partido a por todo. Aquí estamos.

twitter-bird@GasparVenturaM

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.