‘La cruda y dura realidad del entrenador’

Éste es un análisis en base a una consulta de 23 preguntas íntimas a un total de 99 entrenadores de todo el territorio nacional

Antes de nada quisiera agradecer a todos los entrenadores de este país, el tremendo esfuerzo, implicación, sacrificio y pasión para con el waterpolo nacional. Este artículo es un alegato a vosotros ya que sin ningún genero de dudas, sois la figura más importante de todas cuantas existan en este complicado y duro pero a su vez maravilloso mundo del balón amarillo. Siguiendo con los agradecimientos, agradecer a WATERPOLISTA.com por incluir este humilde artículo en su web. A día de hoy no hay mejor difusión del waterpolo que este medio.

Nunca antes en la historia del waterpolo se había hecho un estudio tan exhaustivo y personal sobre la figura del entrenador y sus condiciones. Es por ello que aviso a los lectores que el artículo será extenso, con apreciaciones personales mías y de los encuestados en la mayoría de las respuestas. ¿Puede vivir de su profesión un entrenador de waterpolo? ¿Cuánto gana un entrenador de waterpolo en este país? ¿Se siente valorado por sus directivos y por su club? ¿Si le ofrecieran un trabajo mejor pagado dejaría lo que ha sido su vida tras tantos años invertidos? ¿Qué hay realmente en la cabeza de un entrenador? Son solamente algunas de las preguntas formuladas.

23 preguntas íntimas y directas enviadas a 110 entrenadores de todo el territorio nacional; entre ellos los 56 de las cinco ligas nacionales absolutas y 54 entrenadores de equipos en ligas territoriales repartidos por toda la geografía española. Cerca de dos meses de trabajo para recopilar toda la información (y algunos meses más en hacer público el mismo. Perdonad la tardanza), donde la paciencia y la insistencia han sido claves. No es agradable tener que insistir y molestar a muchas personas tres o cuatro veces para que se acuerden de enviarte un cuestionario con tantas preguntas, porque aunque es cierto que otras muchas no tardaron más que unas horas o un día en hacer lo mismo, es en aquellas donde la tardanza fue la nota predominante, donde uno se preguntaba para qué perdía el tiempo en algo que creía que era importante para nuestro mundo. Un mundo donde las noticias y la información es limitada y a veces, hasta empalagosa. Parece que todo sea perfecto y los defectos haya que esconderlos o no sacarlos a la luz. En nuestro waterpolo solamente viven y muy bien unos pocos elegidos. El resto invierte su trabajo y su vida entera para que esa minoría siga siendo eso, minoría. No creo que eso sea lo que nos interese. El waterpolo se crea desde las más bajas esferas. El éxito final solamente es el resultado de todo el camino. No olvidemos nunca eso.

Los entrevistados tenían que ser obligatoriamente o primeros entrenadores (podían llevar más categorías por supuesto) o directores deportivos o ambas cosas (de ahí que alguna vez contactara por error con algún entrenador de categorías). Gente que “viviera” del waterpolo. A muchos no los conocía personalmente y este estudio me ha dado la oportunidad de poder hacerlo, cosa que me hace muy feliz. A todos ellos les aseguraba dos premisas básicas; la primera era que lo que ellos me dijeran nunca iba a salir de entre nosotros. La segunda es que podían dejar de contestar a aquellas preguntas que considerasen “inapropiadas” o “muy personales”. No es lo mismo responder a si eres entrenador o director técnico, o a cuánto ganas al mes. Añadí una tercera premisa sólo para mi; hasta no recibir el último de los cuestionarios, no miraría ninguno y antes de leerlos, cortaría (sea por capturas de whatsap o por email) el nombre de la persona en cuestión, enviando todo a una carpeta nueva para que cuando hubiese apuntado todo, eliminarla sin dejar rastro de cualquier información recibida. A mi lo único que me importaba era la información general y no la personal.

¿Tendré poder de convocatoria? Esa era la única duda que tuve al mandar los cuestionarios. 99 entrenadores más pronto o más tarde me hicieron llegar el mismo. ¡¡ Es un dato increíble !! De los 11 entrenadores que no lo hicieron, siete de ellos se excusaron por diversos motivos, dos ni se dignaron a contestar ni con un simple “hola, no puedo” y a dos de ellos no los pude contactar (como si hubiesen desaparecido) pero que los doy como no respondido. De los 54 entrenadores de territorial obtuve !52 respuestas! De las ligas nacionales se hizo pleno en la primera nacional masculina (12 de 12), casi pleno en división honor femenina (9 de 10), en la segunda masculina (10 de 11 ya que a uno no lo encontré) y en la primera femenina (7 de 9). Por último en la máxima división masculina es donde hubo más renuncias (sólo contestaron 7 de 12), y entre ellas las dos únicas veces donde no se me dijo ni “hola”. ¿Le sorprende a alguien que sea sólo en esta última categoría donde se hayan obtenido menos respuestas? Lo que si os sorprendería es saber quienes han contestado y quienes no. A veces pensamos que los más cracks son los más difíciles de acceder y los que menos, el contrario.

Antes de ir ya sin más dilación a las 23 preguntas es importante dar a conocer que 44 entrenadores respondieron en unas cuantas horas o un día máximo. Los 55 restantes lo hicieron entre dos días y un mes y medio. Solamente si se respondía a las 23 preguntas catalogaría la encuesta como 100% contestada. Si se omitía una única pregunta (la típica “¿Cuánto ganas?) lo daría como un 75% realizado. Si se respondiesen 20-21 respuestas sería un 50% realizado, y ya menos de 20 preguntas contestadas lo daría como menos de un 50% respondido. Como anécdota decir que aunque un entrenador-a sí que contestó a todo, en una de las respuestas escribió a modo irónico “A ti te van a contestar a esta pregunta!”. Pues bien, sí, 80 entrenadores respondieron a absolutamente todas las preguntas. 15 se dejaron solamente una pregunta. 2 de ellos se dejaron dos o tres, y solamente dos apenas contestaron. !Mis más sinceros agradecimientos!

| Empezamos. Por lo fácil. Las que todo el mundo podía contestar sin decir nada personal

Pregunta 1. ¿Eres entrenador o director técnico o ambas cosas? El 70.29% de los encuestados son las dos cosas.

Pregunta 2. ¿Te dedicas sólo al waterpolo o lo compaginas con otro trabajo? “Solamente waterpolo porque si lo quieres hacer bien tienes que dedicar bastantes horas” es el mensaje del 36.63% de los entrenadores que se dedican en exclusiva a día de hoy al waterpolo. El resto, un 63.37%, afirma compaginarlo con otra profesión o estudios.

Pregunta 2.1. Para aquellos que compaginan. ¿Por qué no te dedicas exclusivamente al waterpolo? Frases del tipo “No se puede vivir del waterpolo” “Lo compagino porque no puedo depender de un cambio de directiva, o razonamientos no deportivos para continuar con mi trabajo” “El tema económico por lo menos donde yo estoy no da para vivir” “…debido que lo que percibo es totalmente insuficiente para poder sobrevivir durante todo el año” “Estoy en búsqueda activa de empleo estable porque la expectativa de futuro económica, de estabilidad y de etilo de vida no va a tener una mejoría”, hacen que el 79.03% entrenadores que deben compaginarlo afirmen que el motivo principal es por la falta de dinero a fin de mes, ya que no llegan a unos mínimos. El resto es por diversos factores como tener el waterpolo como un hobby, o por no hipotecar todo su tiempo libre para con el waterpolo.

Pregunta 3. ¿Llevas una categoría o más? El 85.85% de los entrenadores llevan o deben llevar más de una categoría. Digo deben porque si se quiere vivir de esto en su totalidad o en gran proporción, debes aceptar llevar más categorías si quieres aumentar tu salario.

Pregunta 4. ¿Horas a la semana a pie de piscina de lunes a viernes? La media son 21 horas y si se añaden las horas de despacho en la instalación se asciende a 30h., aunque para muchos las horas invertidas son “indefinidas”.

Pregunta 5. ¿Horas invertidas en casa de lunes a domingo? La media son 8 horas a la semana aunque algunos dicen no con cierta ironía “Ni se sabe” “Tengo a mi familia bastante abandonada” o “Nunca estoy en casa. Siempre en la piscina”

Pregunta 6. ¿Cuántos partidos tienes a la semana y cuánto tiempo es el invertido? 3 partidos a la semana y 8 horas en total. Es la media de los entrenadores. En algunos casos depende la liga que se juegue, el tiempo invertido es demasiado.

Ahora las preguntas de como se sienten valorados |

Pregunta 7. ¿Te sientes valorado deportivamente por tus dirigentes y por tu club? En un mundo ideal y justo porque lo vamos a negar, los 99 deberían afirmar que sí con rotundidad, pero solo el 70.70% de los entrenadores se sienten valorados, aunque uno avisa “Sí, pero al final todo va relacionado a los resultados. De momento no he tenido bajones de resultados. Ya me gustaría saber que pasará el día que esos resultados no sean los deseados. Cuando uno gana todo es muy bonito”. Si ya no se te valora en algo que es gratis, mal vamos. Pues así encontramos al 29.30% entrenadores que se sienten solos. Triste.

Pregunta 8. ¿Te sientes valorado económicamente por tus dirigentes y tu club? Solamente el 33.33% entrenadores se sienten valorados económicamente. “Gran pregunta. No” “No, creo que es un mal endémico en los clubes que solamente valoran tu trabajo por el rato que estás en la piscina. No ven nada de lo que haces fuera de ella” “La relación trabajo y compensación económica no está bien equilibrada” “No entienden que trabajar todas las tardes y los fines de semana es mucho más duro que tener horarios de oficina hasta media tarde” “No me siento valorado económicamente aunque creo que muy pocos entrenadores se sienten valorados en este sentido” “Lógicamente no. No es rentable ni sensato ni sano la proporcionalidad de trabajo que realizo, con el sueldo que percibo” o “Las condiciones contractuales están fuera de convenio” reflejan claramente el sentir del 66.66% de entrenadores restantes.

Pregunta 9. ¿Tus dirigentes y tu club valoran las horas invertidas en tu casa? El 30.69% afirman que sí aunque la respuesta mayoritaria es no, argumentadas en frases “Para nada son conscientes. Creen que los entrenamientos, la preparación de partidos y los temas administrativos fluyen cuando llegas a la piscina” “Ya no me lo planteo pero cuando lo hacía no tenía ni valor ni reconocimiento” “No son conscientes del trabajo del entrenador fuera de la piscina” “No son conscientes y no lo valoran. Piensan que cuando sales de la piscina ya está la jornada acabada” “No creo que los directivos se den cuenta de las horas que dedicamos a preparar entrenamientos, partidos y a los jugadores” “Ni los directivos ni mucho menos los padres” “Al final sólo ven lo que pasa durante la hora de partido” “No solo no lo valoran ni lo tienen en consideración, sino que además se las trae igual” o “Lo asumen como parte de tu trabajo”, ponen de manifiesto la soledad del entrenador.

Pregunta 10. Si valoran esas horas invertidas en casa ¿te dan un plus económico a tu mensualidad? Un 10.1% son los afortunados de tener unos dirigentes empáticos con el tiempo de los demás. Dirigentes que entienden que nuestra profesión no acaba en la piscina o en la oficina del club, sino que un buen entrenador sigue invirtiendo demasiadas horas a la semana en casa. Por el lado contrario el 89.9% afirman “Absolutamente no. Tampoco añaden los festivos”.

| Seguimos con parte contractual

Pregunta 11. ¿Te pagan los 12 meses que tiene el año? El 62.62% de los entrenadores confirman que se les paga durante todo el año, que es como tiene que ser por otro lado. Lamentablemente hay el 37.37% entrenadores que por una cosa u otra se ve que no merecen cobrar el mes de vacaciones que les pertenece por convenio o ética profesional.

Pregunta 12. ¿Si te pagan menos de 12 meses cuál es el motivo? Las excusas que se dan suelen ser del tipo que en vacaciones no se trabaja o que no hay partidos en julio y agosto. En todas las preguntas que he formulado no he encontrado ninguna que me parezca más injusta que esta. ¿Acaso el dirigente no cobra mínimo 12 pagas en su trabajo durante el año? ¿Acaso al abogado que trabaja para un bufete no se le paga en verano por no tener ningún caso con el que trabajar? ¿Deja el hospital de pagar a un enfermero por cogerse su mes de vacaciones? O lo que es mejor. ¿Es tan simpático el banco de cada uno que te perdona la hipoteca de agosto, por no recibir tu salario de julio o agosto? Evidentemente las respuestas es no en todos los casos. ¿Entonces por qué se tiene tan poco respeto por la persona que 24h al día está dando su vida por el bien del club que diriges?

Pregunta 13. ¿A tus 12 pagas recibidas le sumas también algunas pagas extras? Aquí no se habla de cantidades y sí de hechos. Si por ejemplo a un entrenador de categoría infantil se le paga 400 euros al mes por 10h a la semana más el partido de rigor del finde, si le pagas dos pagas extras más al año la cantidad total sería 5.600 euros. Cantidad mucho menor que por ejemplo a aquel que gana 1.000 al mes por 10 u 11 meses solamente, pero que seguramente este último lleve más categorías, más partidos y más horas invertidas a la semana. Es por ello que todo debería ser proporcional a todos los efectos, y al igual que la gran mayoría de trabajadores de este país tienen (algunos más y algunos menos) tienen su paga extra en junio y diciembre, ¿por qué no lo pueden recibir los entrenadores de waterpolo? ¿Acaso un entrenador de waterpolo no se ha formado invirtiendo dinero y tiempo en su profesión durante muchísimos años? ¿Seguimos pensando que un entrenador es un monitor y que va por horas dedicadas en la piscina, y que no se forma más que con el título pertinente? Un 14.14% entrenadores pueden afirmar que sí reciben pagas extras de sus clubes, y un 6% más confirman que también las reciben pero del modo prorrateadas. La mayoría que no las reciben me señalaron que no entendían esta pregunta por desconocer el significado de la frase “recibir una paga extra”. Es por ello que mis más sinceras felicitaciones a aquellos clubes y dirigentes lógicos, coherentes y empáticos con sus trabajadores, y que no dudan en sacrificarse y buscar soluciones aunque les cueste lo que no está escrito, por conseguir ese plus económico para hacer justicia con esas locas personas, llamadas entrenadores de waterpolo.

Pregunta 14. ¿El club te hace contrato? Como se ha evolucionado en este aspecto respecto a un pasado no tan lejano. El 90% tienen contrato que es como tiene que ser, aunque cierto también que varios de ellos con matices a mejorar evidentemente. Enhorabuena a todos estos clubes porque es lo mínimo que deben hacer.

Pregunta 15. ¿Qué tipo de contrato es? Un 53.53% de los entrenadores tienen contrato indefinido (entendiendo que es hasta fin de obra y servicio), Un 15.15% lo tiene fijo discontinúo y el resto o anual o por x años. En mi opinión y esto seguro que llevará a una discrepancia con otras opiniones, nunca un contrato a un entrenador de waterpolo debería ser indefinido, ya que en el deporte se trabaja por rendimiento y resultados (que sí, que sí, que lo nuestro es un deporte minoritario y las cantidades económicas que se mueven son irrisorias en comparación con otros deportes), y si lo que predomina es el contrato indefinido lo que se consigue es que no haya rotación de entrenadores y la competitividad de los mismos baje, ya que sea por aburrimiento o aburguesamiento de llevar tantos años en el mismo puesto de trabajo (ser entrenador no tiene nada que ver con ser cualquier otra profesión, donde en muchos casos lamentablemente se hace siempre lo mismo una y otra vez de manera automática). Un entrenador debe estar siempre al pie del cañón, trabajando, innovando y aprendiendo cada día más para transmitir a sus equipos y jugadores la pasión en el día a día. Si el trabajo es bueno pues se renuevan los contratos o te fichan en otro lado, pero si por el contrario no es así, adiós y que otro venga a aprovechar su momento. No obstante entiendo perfectamente el contrato indefinido para el “entrenador de club”, aquel que un día lo pones a llevar el infantil masculino y otro año el absoluto femenino, o si no lo pones a llevar la gestión administrativa del club. Persona que allá donde lo pongas siempre va a cumplir. Es importante tener a personas con sentimiento de club pero siempre y cuando haya un tanto por ciento para los demás, que al fin y al cabo son los que normalmente van a introducir en el club nuevas ideas y con ellas, una pasión renovada. Trabajar en ese binomio lleva a grandes resultados.

Pregunta 16. ¿Te pagan todo de manera legal o hay alguna parte en negro? La mejora va creciendo año tras año. Se va por buen camino.

Pregunta 17. ¿Cuál es el motivo que te paguen una parte o todo en negro? Como aquí lo que se trata es de proteger y resaltar la figura del entrenador, me vais a permitir que esta respuesta quede entre ellos y yo.

Pregunta 18. ¿Te pagan siempre en día y hora? Seguimos con el avance, cosa que me alegro mucho. Un 85.85% afirman que los pagos son puntuales. No hay nada peor que comprobar como tu salario no llega el día acordado, y vivir con la incertidumbre de no saber cuando vas a cobrar, especialmente si uno ya no vive en casa de sus padres.

Pregunta 19. ¿Tienes que ir detrás del club o no existe ese problema en tu club? Pregunta relacionada con la anterior y que demuestra que son muy pocos los que de vez en cuando deben dar un “toque” al club para cobrar.

Y llegamos a la pregunta que un buen español siempre quiere saber |

Pregunta 20. ¿Cuánto ganas? Pregunté a todos los entrenadores que me marcaran con una x la franja donde se encontraba su salario; de 1 a 500 euros, de 501 a 800, de 801 a 1.000, de 1.001 a 1.250, de 1.251 a 1.500, de 1.501 a 1.800 y de más de 1.801 euros al mes. De todas las preguntas esta era la más directa y personal y la que la gran mayoría podía omitir…pues como he comentado al principio el 80.8% de ellos dieron todo para que el estudio tuviera su máximo sentido, y marcaron escrupulosamente donde estaba su salario. Como sé que este artículo lo leerán también muchísimos de los directivos de los clubes, y para salvaguardar la confidencialidad de todos los entrenadores, solamente puedo poner la media entre todos ellos, teniendo claro que habrá gente por encima y gente por abajo, sin olvidar que hay muchas connotaciones de equipos, nivel, llevar más o menos categorías, ser solo entrenador o también director técnico, etc. La media estaría en una franja entre 800 y 1.200 euros.

| Para acabar con el sentir general del entrenador

Pregunta 21. ¿Consideras justo lo que percibes? Solamente un 19.19% dicen que es justo lo que ganan, dato que confirma la insatisfacción de un tanto por ciento muy alto sobre su salario en relación a su dedicación y nivel. Que la gran mayoría de los trabajadores quieran ganar más no es algo nuevo, pero una cosa es desearlo y otra muy distinta es que acepten que lo que ganan por su profesión no sea justo. Como dije en una pregunta anterior un entrenador infantil que gane 400 euros al mes es capaz de considerar justo lo que percibe, y en cambio otro que gane 2.000 euros puede pensar lo contrario. Como digo no son las cantidades sino las connotaciones las que deben prevalecer. Es por ello que duele leer “No, creo que cuando se exige un profesional se le debe pagar como tal” “No es justo a mi tiempo invertido, a mi responsabilidad o a mi conocimiento. Es más, me parece un sueldo muy escaso que me ha hecho replantearme muchas veces el tener que abandonar esta profesión” “No es justo pero me voy acercando. Lo peor es que me siento afortunado en comparación con lo que escucho de mis compañeros de profesión” “¿Se podría cobrar más? Sí, claro. ¿A qué precio? Eso habría que verlo. ¿Por hacer algo que te apasiona debes cobrar poco? De ninguna manera”.

Pregunta 22. ¿Es justo lo que percibes acorde a otros trabajos que conlleven la misma dedicación y responsabilidad? Un 22.22% de ellos creen que sí, que es justo aunque por el contrario las opiniones son “No, ya que nuestra profesión requiere de una formación académica y laboral muy específica por lo que somos perfiles “únicos”” “Si tenemos en cuenta la situación actual del trabajador común está bien. Pero lo nuestro no es un trabajo común ya que hay pocos puestos de trabajo” “Creo que estamos por debajo, al fin y al cabo trabajamos de lunes a domingo” “No, porque yo estoy pensando en esto las casi 24h del día, los ratos libres que tengo y los fines de semana, ya que me lleva mucho tiempo de trabajo fuera de lo que es la parte de la piscina” “Absolutamente no ya que el waterpolo no es valorado en nuestra sociedad” “No y además me complico los fines de semana dedicándome a esta impagable tarea de enseñar waterpolo y valores a los chavales” .

Pregunta 23. ¿Cambiarías de profesión (dejar el waterpolo) si encontraras un trabajo con contrato indefinido, que te dieran 14 pagas anuales y entre 1.200-1.400 al mes (cantidad que es la media actual en España), y con un horario de lunes a viernes acabando sobre las 18h y viernes incluso a las 15h? Olvidé poner que debería de tratarse de una profesión que le agradase a uno, ya que nadie quiere aceptar un trabajo de no deseado. “Nunca dejaría mi trabajo actual por el waterpolo. Es triste porque es mi pasión pero a día de hoy sería un suicidio profesional” “Sin duda ya que tengo hijos pequeños..” “Claro, pero con mucha pena” “¿Dónde hay que firmar?” “Sí, sobre todo por los horarios”o “De cabeza” “”La mayoría que nos dedicamos a esto es porque nos apasiona, y los directivos a veces juegan con ello porque saben de los sacrificios que estás dispuesto a realizar” “Sí, aunque me dolería dejar el deporte que amo” “No dejaría mi trabajo por dedicarme sólo a waterpolo. Considero que es una utopía ser entrenador profesional de waterpolo” “Por fortuna hay vida fuera del waterpolo”, son las opiniones del 33.33% de los entrenadores, es decir, uno de cada tres que con mucho dolor me dijeron que sí, que a pesar de ser unos locos amantes de este maravilloso deporte, debían ser coherentes con la realidad y no dudarían en aceptar ese cambio. Sin lugar a dudas es muy triste comprobar como tanta pasión y dedicación no tienen la recompensa que se merecen. El resto, el 66.66% de los entrenadores que no cambiarían de trabajo se podrían resumir en un breve “Nunca, porque soy así de masoca”.

Una vez concluido este estudio llego al mismo lugar que creía estar antes de arriesgarme con esta aventura. El entrenador de waterpolo es ante todo un ser sin igual, donde es capaz de sufrir en cantidades incalculables a nivel laboral (trabaja muchas horas en casa y en la piscina), familiar (deja de disfrutar de muchas horas con lo más importante que existe en la vida, la familia) y económico (gana muy poco), con el único objetivo de seguir disfrutando de su mayor pasión en la vida, el waterpolo, que a su vez hace que los demás puedan disfrutar también del waterpolo (jugadores, dirigentes, padres, aficionados, etc). Es un ser en peligro de extinción (los buenos entrenadores) a no ser que alguien o algún suceso haga algo por cambiar sus condiciones de vida. Sin entrenadores auténticamente locos por este deporte el balón amarillo corre el riesgo de desaparecer. Quizás ya ha llegado el momento de aprovecharse menos de su locura, y empezar a recompensarlos para que esa locura sigue aumentando.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.
2 Comentarios
  1. Floren dice

    Como siempre Rubén, mi admiración. Permìteme decirte, que de mayor quiero ser somo tu.
    Gracias por se la voz del waterpolo, aunque por desgracia, se te escuche mas a fuera que dentro.
    Salut !!

  2. Enrique (Waterpolo Madrid) dice

    Excelente artículo Rubén, aportando unos datos muy relevantes de un deporte minoritario donde la mayoría de entrenadores/as están descontentos por las condiciones de exceso de trabajo frente a lo poco que se les devuelve.

    Como bien dices este deporte se mantiene a flote gracias a los locos del waterpolo donde la pasión y las ganas pueden donde en otras situaciones es imposible.

    No lo comentas en el artículo, pero para entrar en un banquillo es muy complicado, no hay espacio para todos, yo hace un par de años tuve el gusanillo de probar a ser entrenador y quería formarme, pero me pregunté, para qué? Si al 99% no voy a encontrar trabajo, así que me decanté por el arbitraje que es más accesible y me he encontrado una alternativa muy gratificante para seguir ligado a este maravilloso y duro deporte.

    Mucha suerte y ánimo a todos los entrenadores/as.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.