La magia zurda, ¿realidad o ficción?

No hace mucho tiempo leí: “la izquierda es la mano del destino, la derecha de la voluntad” Casualidad o no, la lateralidad es un factor fundamental para un rendimiento deportivo óptimo

Xavi García, Pili Peña, Blai Mallarach, Helena Lloret son grandes deportistas que además de disfrutar viéndoles jugar y colgarse medallas, poseen una característica especial en común, su excelente manejo de la mano izquierda. De hecho, algunas personas creen que los/las jugadoras zurdas están hechas de otra pasta. ¿Casualidad o causalidad? No hace mucho tiempo leí: “la izquierda es la mano del destino, la derecha de la voluntad”.

Se afirma que la distancia anatómica por la cual debe recorrer el impulso eléctrico al utilizar la mano izquierda
La lateralidad es un factor fundamental para un rendimiento deportivo óptimo, dándose el caso de que en algunos deportes una determinada lateralidad puede suponer una ventaja decisiva para la competición (Grouios, 2004; Hageman, 2009; Loffing et al., 2010). A pesar de que los zurdos y las zurdas constituyen un 10% de la población mundial, en deportes de oposición de alta competición existe una mayor representación de personas zurdas que en los deportes individuales, sobretodo en los interacción directa, debido a que su rendimiento mejora la probabilidad de éxito en dichas modalidades (Brooks et al., 2004; Hageman, 2009; Loffing et al., 2010; Wood & Aggleton, 1989). Curiosamente, Holtzen (2000) observó que el número 1 del ranking ATP había estado ocupado por un zurdo el 33% del tiempo en las últimas tres décadas y el 38% en cuanto a las mujeres. Además, un 22% y un 19% respectivamente habían sido finalistas en torneos de Grand Slam. En cricket, Brooks et al. (2004) encontraron que el 50% de los bateadores que jugaron en las mejores selecciones de la Copa del Mundo del año 2003 eran zurdos.

No obstante, en nuestro deporte, Barrenetxea-Garcia et al. (2018) destacaron una proporción normal de deportistas zurdos y zurdas en los Campeonatos del Mundo de los años 2011, 2013 y 2015. Por una parte, este 10% podría reflejar las dificultades que tenemos para lograr deportistas zurdos/as de élite al ser un deporte no tan popular, razón por la cual observan que las jugadoras zurdas son más jóvenes que las diestras. Por otra parte, podría deberse también a que la lógica interna de nuestra disciplina determina otros parámetros, tales como condicionales y antropométricos, de manera equivalente o superior para el rendimiento posterior. En efecto, el perfil antropométrico encontrado fue homogéneo en ambos géneros (Barrenetxea-Garcia et al., 2018). Sin embargo, en ese mismo estudio subrayan que hubo una mayor cantidad de extremas/os zurdos de lo esperado tanto en hombres (23,7%) como en mujeres (34,4%), comparable al 21-28% de los jugadores zurdos observados en los equipos de balonmano (Schorer et al., 2009). Así, debido a la estrategia de ambos deportes, dicha posición es la que más se beneficia de ser zurdo o zurda.

¿Responden mejor los porteros?

“Las y los jugadores zurdos poseen una ventaja estratégica y táctica, lo que supone un factor sorpresa para los diestros”
Una de las posibles causas de este predominio en el éxito deportivo por parte de los y las deportistas zurdas, se puede determinar por la “teoría neurológica”. Se afirma que la distancia anatómica por la cual debe recorrer el impulso eléctrico al utilizar la mano izquierda y el lóbulo derecho del cerebro en actividades que demandan atención o visualización espacial es menor que al utilizar la mano derecha y lóbulo izquierdo. Por esta razón, el tiempo necesario para las reacciones es menor (Geschwind & Galaburda, 1985). Por ejemplo, en el boxeo esas ventajas son destacables en los deportistas zurdos siendo más exitosos que los diestros (Gursoy, 2009; Wood & Aggleton, 1989). También, Wood & Aggleton (1989) examinaron si el ser zurdo o zurda es una ventaja intrínseca en tres deportes: cricket, tenis y fútbol. Un análisis de los anuarios de cricket demostró que en las últimas cuatro décadas hubo una proporción relativamente alta de jugadores lanzadores de críquet profesionales zurdos. En el fútbol, a su vez, observaron que los porteros zurdos respondían más rápido ante situaciones de juego.

Además de la ventaja neurológica, otra causa del éxito puede explicarse mediante una “teoría deportiva”. Las y los jugadores zurdos poseen una ventaja estratégica y táctica, lo que supone un factor sorpresa, porque los/las deportistas diestras se enfrentan un menor número de veces a jugadoras zurdas, lo que supone un uso de patrones motrices diferentes (Grouios, 2004; Hagemann, 2009; Loffing et al., 2010; Wood & Aggleton, 1989). Resultados similares de manera específica se encontraron en el fútbol (McMorris & Colenso, 1996) y balonmano (Shorer et al., 2009). Precisamente, Hagemann (2009) propuso que la falta de familiarización con las acciones motrices de las/los zurdos explica las diferencias encontradas en la anticipación del tiro de tenis. En el waterpolo observamos que las y los jugadores zurdos efectúan un mayor número de lanzamientos y meten más goles (sólo los hombres), acentuando la ventaja estratégica y táctica que desempeñan (Barrenetxea-Garcia et al., 2018).

Por lo tanto, ¿realidad o ficción?

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.