‘Respet-arte para un liderazgo efectivo en el deporte’

Focalizarse en mejorar la inteligencia emocional, aprender a ser más asertivo, escuchar con empatía, saber tus limitantes y tus virtudes es clave para respetarte a ti, a tus compañeros y ser mejor dentro del agua

Venga va, sal ya! ¡Fuera! ¿Te lo he dicho cien veces? ¿No me escucháis? Algunas de estas frases, con palabras es imposible reflejar los gestos que se hacen de desaprobación como levantar los brazos en señal de enviar a un sitio muy aromático o ponerse las manos a la cabeza mirando a la grada o las dos manos a la cara pensando que no lo puedes ni ver el clamoroso error de tu equipo son algunas frases y gestos que se ven y se oyen durante los fines de semana.

En estas situaciones, la confianza se deteriora y teniendo en cuenta que es un valor imprescindible para pasar a la acción y la base de para disipar el miedo, parece ser que es importante el tipo de comunicación que trasmito y como gestiono las emociones, las mias sobretodo. Cuando siento miedo y hago, empiezo a coger confianza y se va trasformando en respeto y así hasta sentir confianza plena . es por tanto, un proceso de homeostasis que cuando se rompe este equilibrio aparecen síntomas de ansiedad.

Cuando siento la incertidumbre me aparece el miedo mientras aprendo va apareciendo el respeto ya que entro en crisis, vista como una oportunidad de cambio, porque lo afronto; una vez aprendo me siento con confianza y si quiero evolucionar, entonces, vuelta a empezar. Y es que el respeto es un valor decisivo para iniciar una comunicación eficaz con tu equipo y que sea cada vez más equipo con la premisa que el miedo aparece con el aprendizaje, dejemos de cebarlo con comportamientos agresivos.

Cuando un entrenador trata con respeto a sus jugadoras, famílias, directivos o colegas es porque se respeta a si mismo, se valora, le gusta lo que hace, se descubre cada dia y se siente satisfecho de su gran pasión: entrenar! Conecta con su entorno, hay quien tiene facilidad, solamente hace falta tomarlo como modelo y copiar…es un arte del liderazgo… ¡RESPET-ARTE!

Hacer moobing a un deportista, tratándolo con desprecio, insultos, es porque se tienen grandes expectativas puestas en esa persona y en ese momento son insatisfechas reaccionando con agresividad y violencia dialéctica. Solamente queda gestionar esas emociones con eficacia y transformarlas en oportunidades de crecimiento y aprendizaje. Se me antojan claves algunos aspectos como la inteligencia emocional, la asertividad y las creencias limitantes con respecto al liderazgo en un equipo.

En primer lugar, cuando me enfado soy yo por la acción ajena que me afecta de manera agresiva y no el deportista que hace la acción, que por otro lado, le hubiera encantado hacerlo perfecto, si me podeís presentar a alguien que se levante pensando que en el partido fallará tres penaltis y será el responsable de 4 goles en contra, por favor, presentádmelo, será un caso de estudio. Es curioso porque cada fin de semana hay un examen a puertas abiertas que evalua todos los aspectos relacionados con el liderazgo del entrenador, lo ven todos los presentes más los que lo ven por la televisión, si fuera el caso, fantástico si lo vemos como una oportunidad de intercambiar y escuchar diversas opiniones.

Stephen Covey decía “ La libertat es el espacio que hay entre un estímulo y su respuesta”. Vemos un ejemplo; Un jugador falla una jugada de ataque con superioridad(input); ahora viene la parte más importante; qué te dices, qué sientes, como te emocionas, que comportamiento tienes, todo este sistema es la actitud que tanto se habla. Cabe considerar que en este caso la gestión de la emoción y el reconocer el diálogo interno que construyo son claves para una actitud positiva o negativa con respecto a la repercusión sobre el equipo. Cuando las expectativas son insatisfechas aparece la frustración y la rabia que sacamos con los que tenemos más cerca y tenemos un status de superioridad como son los deportistas, está manera agresiva erosiona el equipo, se corta la comunicación y se amplian las distancias entre ambos.

La inteligencia emocional no es solamente reconocer y gestionar emociones sino prevenir y autogestionar la aparición de estás formas agresivas de comunicación. Entender que es un mal momento para hacer feedback y es mucho mejor tomar distancia para que baje el suflé y después hablar con calma para focalizarse en los hechos en lugar de la persona. Beber agua, darse la vuelta y mirar hacia otro lado, pensar en algún anclaje, sonreír son algunas estrategias senzillissimasss que evitan la reacción agresiva y facilitan un ambiente más óptimo. Aprender a ser más asertivo permite, que la comunicación fluya, que los deportistas hablen sin complejos y con libertad, aceptar la crítica, pactar objetivos comunes. Una estrategia interesante es describir la acción, explicar cómo te sientes, pedir un cambio o alternativas y dar las gracias.

En referencia a las creencias; pensar que los deportistas te quieren engañar, son gandules, lo hacen solamente por dinero y son unos irresponsables, el éxito se consigue con sufrimiento, etc…favorece muy poco un clima de confianza y responsabilidad para queaugmente la unión del equipo. En conclusión, focalizarse en mejorar la inteligencia emocional, aprender a ser más asertivo, escuchar con empatía, saber tus creencias limitantes y potenciadoras, así como reconocer tus valores personales y los del equipo ya que son el motor de la actitud de las personas y de los equipos enaltece a las personas que participan que, por supuesto, se relacionan con mucho respeto.

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.