¿Los Juegos del hambre? Una radiografía de los JJOO

Del 24 de julio al 8 de agosto, el mejor waterpolo copará todo el protagonismo en los Juegos Olímpicos de Tokio que con un año de retraso se presenta como una competición con favoritos pero igualada en la que los mejores pugnarán por el oro

Con un año de retraso debido a la pandemia del Covid19, al fin Tokio será en unos días epicentro del deporte con la celebración de los Juegos Olímpicos, en los que el waterpolo copará su particular dosis de protagonismo con un torneo en el que todo puedo pasar, y donde los grandes cocos deberán demostrar en el agua su pundonor, puesto que el posible favoritismo suele quedar en un segundo plano en este tipo de citas internacionales. Con todo esto, España se presenta por tercera vez en la historia, con sus dos exponentes nacionales entre las selecciones participantes con la clara idea de luchar por las medallas, y porqué no, por el oro.

El Centro Acuático de Waterpolo de Tatsumi será el lugar en el que se dispute la competición. Se trata de una sede icónica y espaciosa que fue diseñada en 1990 como la instalación principal para la natación y otros deportes acuáticos en la región de Tokio. A pesar de que tiene una capacidad para 4.700 espectadores, las restricciones provocarán que las gradas permanezcan vacías en cuanto a la presencia de público se refiere.

Los colegiados encargados de impartir justicia en los próximos Juegos serán Michael Goldenberg (USA), Xavi Buch (ESP), Alessandro Severo (ITA), Vojin Putnikovic (SRB), Asumi Tsuzak (JPN), Nicola Mendy Johnson (AUS), Marie-Claude Deselieres (CAN), Georgios Stavridis (GRE), Nenad Peris (CRO), György Kun (HUN), Stanko Ivanovski (MNE), Viktor Salnichenko (KAZ), Liang Zzhang (CHN), Michiel Zwart (NED), Arcadi Voevodin(RUS), Frank Ohme (GER), Sébastien Dervieux (FRA), Dion Willis (RSA), Adrian Alexandrescu (ROU), John Waldow (NZL), Jeremy Cheng (SGP) , German Möller (ARG), Daniel Daners (URU), Ursula Wengenroth (SUI), así como que Jaume Teixidó (ESP) será el árbitro VAR y Mladen Rac (CRO) el responsable del videoanalisis

El canal temático de índole deportiva, Eurosport posee la totalidad de los derechos televisivos de la cita olímpica. Sin embargo, lo cierto es que RTVE ha comprado un paquete total de 400 horas, de directo. Y de esas 400 buena parte serán para los equipos españoles. Entre ellos,EL waterpolo. Las transmisiones pueden ir tanto por Teledeporte, La2 y la app web. No obstante, más allá de las horas en directo habrá una notable presencia en plató con análisis posteriores a los partidos de los equipos españoles. A su vez, las transmisiones de waterpolo estarán comentadas por la jugadora Mati Ortiz, el entrenador Dani Ballart y con la narración del periodista, Juan Carlos García.

Lo cierto es que llegada estas citas, surge siempre el momento de hacer balance del deporte en general. Y es que debido en parte al hecho de que el waterpolo se originó en Inglaterra y se popularizó desde entonces en Europa, los equipos masculinos de este continente han conseguido la mayoría de las medallas Olímpicas en este deporte. Hungría ha conquistado un total de nueve medallas de oro desde el inicio de este deporte en los Juegos Olímpicos de 1900. Tres de esas preseas de oro fueron entre Sídney 2000 y Pekín 2008. Los países de la ex Yugoslavia, donde el waterpolo es muy popular, compiten constantemente entre sí por el dominio de este deporte: Croacia ganó el oro en Londres 2012 y Serbia en Río 2016. Italia, que ha conquistado tres medallas de oro, dos de plata y tres de bronce, es también un eterno contendiente. Por su parte, hay que tener en cuenta que el waterpolo femenino es deporte Olímpico desde Sídney 2000, donde Australia ganó la medalla de oro tras realizar un gran esfuerzo para formar un equipo para sus Juegos. Los EE.UU., que introdujeron un programa de desarrollo Olímpico para descubrir nuevas jugadoras, enlazaron dos medallas de oro consecutivas en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016. Además de estos dos países, Holanda se alzó con el oro en Pekín 2008 e Italia en Atenas 2004.

| USA: un favorito sobre el resto

Estados Unidos ha conseguido medallas en sus cuatro participaciones olímpicas
Lo cierto es que obviar que en la competición femenina hay un nombre propio por encima del resto sería engañarnos, puesto que Estados Unidos parte como claro favorito a revalidar el oro olímpico y ampliar de esta manera su particular hegemonía en el circuito internacional con un bloque consolidado en el que sus habituales piezas no faltarán a la cita. Y es que la selección norteamericana ha venido imponiendo su tiranía con un camino plagado de éxito competición tras competición. Más allá del título de campeón en los últimos Juegos de Río, en 2016, lo cierto es que Estados Unidos ha venido ganando todo lo disputado. Es justo por este motivo, por el cual nadie duda en ponerle el cartel, algo que el propio seleccionador desde que llegó en 2009, Adam Krikorian ha hecho previo a los Juegos. Justamente esta selección capitaneada en el agua por Maggie Steffens (ha militado en el CN Sabadell, a donde parece que volverá esta próxima temporada) se ha convertido en la principal verdugo de España en las citas internacionales, quien no ha sido capaz de dar con la tecla para derrocarle. Sin ir más lejos, esto se vio en el Campeonato de Mundo celebrado en Gwangju (Corea del Sur) en 2019, donde USA, que hace unas semanas logró el título de Word League, se impuso a España en la final.

El palmarés de Estados Unidos
La selección norteamericana, clara favorita a conseguir el oro olímpica es la gran dominadora del circuito internacional: ha logrado cuatro medallas en sus participaciones olímpicas desde el año 2000, con un oro en Río 2016. A su vez ostenta el cetro mundial que ganó en 2019 en Gwangju (en total tiene seis oros en Mundiales), más allá de que recientemente revalidó el título en la World League Femenina. A su vez está en el número 1 del ranking FINA.

Si empiezas a pensar en todo lo que los demás esperan de ti, eso te puede generar confusión. Por eso hay que olvidarse de ver más allá, centrarse en el partido, en la tarea que tienes que hacerMiki Oca

España llega a Tokio después de el oro logrado en el Europeo de Budapest, en enero de 2020, antes del Covid19
Antes esta situación, España se presenta en Tokio huyendo de cualquier papel de favorito, a pesar de ser una seria candidata, ya que en las dos últimas citas internacionales logró medalla. En el Mundial de 2019 fue plata, mientras que en el Europeo de Budapest de 2020 logró el oro a costa de Rusia, a quien se impuso en la final. Es más, en ese sentido se pronunció Miki Oca, quien aseguró que el combinado nacional tiene que vivir estos Juegos Olímpicos “como una competición que empieza de cero”. “Si empiezas a pensar en todo lo que los demás esperan de ti, eso te puede generar confusión. Por eso hay que olvidarse de ver más allá, centrarse en el partido, en la tarea que tienes que hacer y no meterse presión“, expuso. En esa misma idea coincidieron las jugadoras Laura Ester y Paula Leitón. Por un lado la portera, subcampeona en 2012, afirmó que afronta esta cita “con las mismas ganas e ilusión” que los Juegos Olímpicos de Londres y Río de Janeiro, sabiendo que estos “van a ser distintos” por la limitación de aforo y el protocolo anti-COVID. “Más allá de eso, los Juegos Olímpicos hay que vivirlos como tales, con las ganas y la ilusión de cualquier competición”, apuntó Laura Ester. Por su parte, Paula Leitón reparó en la dificultad que entrañará el torneo. Todas las selecciones que estamos clasificadas tenemos un gran nivel, todos los equipos con los que nos crucemos van a ser complicados“, abundó.

La figura de Miki Oca
Hay algo que hay que tener muy claro: Miki Oca, que ha renovado al frente de la selección hasta 2024 en vistas a los Juegos de París es el gran líder de esta generación, del que se ha convertido en su principal ideólogo. El madrileño lleva en el cargo desde 2010, y espera que su ciclo pueda llegar hasta los 14 años. “Hay jugadoras consolidadas en el equipo y otras jóvenes con talento que están subiendo y que saben competir. Esto nos garantiza competir por lo máximo en los próximos años del ciclo”, aseguró el campeón olímpico en Atlanta después de la renovación, dejando claro cuál es la hoja de ruta que quiere llevar a cabo desde el banquillo español.

En este sentido, la última referencia deportiva que tenemos de España, que se ha preparado con diferentes concentraciones con países de nivel como Estados Unidos o Italia, sin ir más lejos, es la Superfinal World League Femenina que se celebró en Atenas (Grecia) y donde España terminó en quinta plaza. El equipo de Miki Oca venció en el último partido de la cita a las anfitrionas, mientras que antes cayeron en Cuartos de Final ante Hungría a quien venció en la final europea celebrada en Budapest. No obstante, este torneo se celebró al borde del inicio de la preparación para los Juegos y el rodaje del equipo nacional ha ido de menos a más con la idea de llegar en óptimas condiciones a la cita de Tokio, donde el equipo español sabe que todas las selecciones que están clasificadas “tenemos un gran nivel, todos los equipos con los que nos crucemos van a ser complicados”. Sin embargo, lo cierto es que para la actual portera de España y del CN Sabadell, los equipos europeos son candidatos a las medallas, al igual que los combinados de Estados Unidos -defensor del título y gran favorito-, Australia o Canadá.

| Todo abierto y sin favoritos

Serbia es la actual campeona olímpica, pero Hungría logró el oro en la última cita internacional
A diferencia de lo que se espera que ocurra en la competición femenina, la masculina está mucho más abierta con un mayor abanico de aspirantes, que más que favoritos se podrían definir como candidatos al oro, puesto que las últimas competiciones nos han enseñado a ser algo cautelosos en cuanto a los planteamientos previos que se dejan sobre la mesa, puesto que lo habitual es fallar. Sin embargo, lo cierto es que existe un grupo de equipos llamados a liderar la competición, entre lo que destaca, un país por encima del resto: Serbia, actual campeona olímpica, que se impuso en la final de Río 2016 a Croacia. Sin embargo, desde entonces mucho ha llovido puesto que al año siguiente, los croatas si que terminaron de dar el salto para hacerse con el oro en Budapest a costa de Hungría en el Campeonato del Mundo. En esta ocasión, Serbia se tuvo que conformar con la medalla de bronce. No obstante, se rehizo al año siguiente en la ciudad condal donde se hizo con el oro en el Campeonato de Europa. Y lo hizo tras ganar en los penaltis a España. Fue en las piscinas Bernat Picornell de Barcelona, donde la selección española logró entrar en la ecuación con un equipo compensado que nueve años después lograba una plata que supondría el inicio de una nueva etapa para el waterpolo español. A partir de ahí vendría dos nueva citas en la que el equipo español se codearía con los mejores: primero el Campeonato del Mundo en 2019, cuando hizo un notable torneo, hasta que chocó de lleno con Italia en la final, mientras que en enero de 2020, en el último Campeonato previo al Covid19, cayó en los penaltis ante Hungría. En total hablamos de tres finales consecutivas, y de tres platas, por lo que el salto se podría dar en estos próximos Juegos. Más allá del papel de España, de la siempre importante presencia de Serbia, de la seguridad de Croacia, del éxito reciente de Hungría, o de la siempre sólida Italia se ha de meter en esta ecuación a Montenegro, que aunque en las grandes citas no viene haciendo un papel muy destacable, recientemente dio un golpe sobre la mesa en la Superfinal de World League Masculina que conquistó.

Grupo B: el grupo de la 'muerte'
Viendo los dos grupos de la competición masculina, la realidad es que están desequilibrados y con unas diferencias muy marcadas. Ambos están compuestos por seis países, de los cuales cinco se clasifican cuatro primeros se clasifican para los Cuartos de Final. Y es que lo cierto es el Grupo B lo componen Croacia, Serbia, Montenegro, España, Australia y Kazajistán. Sobre el papel se puede decir que son cuatro equipos de gran nivel, un combinado australiano que ha ido con el tiempo a más y con ganas de dar un salto definitivo, y Kazajistán que es la cenicienta del grupo. Con todo ello, el formar parte de este grupo tiene algo a favor y en contra. Lo negativo, en todo caso, es que tendrás que luchar todos los partidos con la idea de no sólo clasificarte, sino de obtener una buena posición en la clasificación final de grupo, mientras que lo positivo se puede ver por el hecho de que obteniendo una buena posición, el cruce puede ser más favorable, evitando por ejemplo a Serbia hasta una hipotética final.
En España destacan como novedades la entrada de Martin Famera y del joven portero Unai Aguirre
Particularmente, en lo que se refiere a la selección española, que como bien se ha puntualizado ha destacado por jugar las últimas tres finales en las citas de índole internacional se presenta en Tokio con la intención de dar un paso al frente, y alcanzar el esperado y deseado oro que se le ha resistido en 2018, 2019 y 2020, cuando se tuvieron que conformar con la medalla de plata. De cara a hacer efectivo tal objetivo, lo cierto es que David Martín ha mantenido a su habitual columna vertebral, pero introduciendo una nueva pieza importante como es el caso del hispano – eslovaco, Martín Famera que obtuvo la nacionalidad española hace unos meses. El jugador del CN Atlétic Barceloneta, que destaca por poder defender a la boya, así como por su potente lanzamiento exterior, se suma al equipo nacional, así como que Bernat Sanahuja que se ha sumado de forma reciente al equipo parece haberse consolidado con su primera convocatoria para unas Olimpiadas. Situación similar la que vive el joven Unai Aguirre, que más allá de que la próxima temporada cambia el CN Barcelona por sus vecinos del CNAB, se ha hecho con uno de los dos huecos en la portería, y formará tándem con Dani López Pinedo en esta próxima cita olímpica.

La influencia de David Martín
Hasta el año 2018, la selección española masculina vivía bajo la sombra de los éxitos del equipo nacional femenino, andando en un desierto de resultados poco destacables y muy lejos de las grandes potencias del circuito internacional. Sin embargo, llegó el Europeo de Barcelona y tras un año ya de trabajo de David Martín al frente del equipo se pudo ver el regreso de España al Olimpo de colosos. Aunque el oro no llegó, una medalla nueve años después de la última, fue el primer paso dado a la hora de volver a codearnos con los mejores. Después vino la plata mundial, y después una nueva plata en el Europeo de Budapest. El punto de unión de estas tres finales disputadas tiene un nombre propio y se llama David Martín. Fue él quien llegó para introducir los cambios necesarios que lograran varias el rumbo del barco. Fue él quien dio un paso a frente para tener la capacidad propia como para hacer una simbiosis entre veteranía y juventud. Fue él quien hizo entender a sus jugadores que era capaces de ganar a cualquier. Y con él, España va a por todas en unas Olimpiadas donde buscará una medalla.

twitter-bird@etoster

También podría gustarte
¡Suscribete a WATERPOLISTA.com totalmente GRATIS!
Disfruta de todas las novedades que se publican en WATERPOLISTA.com y muchas ventajas que irás recibiendo semana tras semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.